• Videos
  • En Vivo

MQLTV.COM

En vivo

in memoriam

2016: El año que la Generación X vio partir a los ídolos de su vida

Se supone que la muerte de las celebridades llegan de a tres. Pero en 2016 llegó como un tsunami.

28pic

El último año se ha caracterizado por ser uno de los peores en la memoria reciente en relación a la pérdida de íconos culturales, y existe una muy buena razón para pensarlo: En efecto hubo un incremento significativo en el número de muertes de personajes de alto perfil, señala el portal Legacy.com, el que hace seguimiento a estos acontecimientos. Incluso si no haces la suma, tu mente puede escanear rápidamente una lista de las grandes estrellas que hemos perdido este año como David Bowie, Alan Rickman, Prince, Leonard Cohen, Elie Wiesel, John Glenn, George Michael y Carrie Fisher,  por entregar una lista parcial, y te darás cuenta del importante número de destacadas personalidades, de todos los ámbitos, que hemos visto partir este 2016. Muchas de estas muertes fueron también totalmente inesperadas, por lo que representaron un durísimo golpe.

Desde la vereda de enfrente, estas muertes han sido procesadas de forma instantánea con el lamento de seguidores en todo el mundo a través de las redes sociales, como ha sido el caso con todas las muertes de celebridades durante los últimos años. Esto puede magnificar su impacto. Pero para los miembros de la llamada Generación X, es decir aquellas personas que nacieron entre 1965 y 1979, estas muertes fueron recibidas como un doloroso balde de agua fría, incluso dejando atrás esa exhaberbación que genera internet. Para quienes fueron niños y adolescentes entre los años ’70 y principios de los ’90, el año 2016 no fue solo un desfile de trágicos obituarios. Fue el año del desprendimiento emocional hacia los ídolos de su infancia. 

georgemichael

Este año murieron muchos músicos pioneros como David Bowie, Prince, Maurice White de Earth, Wind & Fire y George Michael, cuyo ascenso a la fama se inició con los años maravillosos de la Generación X.

Se perdió a hombres como Gene Wilder, que nos hizo conocer como sonaba y se veía la comedia. Como una generación que fue criada básicamente desde el nacimiento con la televisión, se perdió a personajes que marcaron profundos recuerdos como Alan Thicke, el papá de ¡Ay! Cómo Duele Crecer (Growing Pains), al destacado director de películas como Pretty Woman, Garry Marshall. Nos dejó la leyenda del boxeo que se elevó como uno de los mayores fenómenos de la cultura pop de los ’70, Muhammad Ali. También partió de este mundo no una, sino que dos personas que formaron parte de Star Wars, película que definió los recuerdos de los niños de los años ’70 y ’80 como ninguna otra lo hizo, con el deceso de Kenny Baker o más conocido como R2D2 (o Arturito), y luego a la princesa Leia, Carrie Fisher. Basta con mirar esta imagen para caer en cuenta: Wow, ambos dejaron este mundo.

leia

Y no sólo partieron todas estas personas. Murieron de una forma que fue casi poética en su crueldad y sincronización. El año comenzó con la pérdida del Duque Blanco que cantaba Rebel, Rebel, y finalizó con el luto a la princesa de la túnica blanca que jugó un papel trascendental en la Alianza Rebelde. Tanto Carrie Fisher, la princesa, como el hombre que llamamos Prince (príncipe) sufrieron complicaciones de salud a bordo de un avión y, por un momento y luego de unos días, parecía que se habían recuperado, solo para morir en formas que aunque pudieron presagiarse, fueron muy repentinas. El corazón de George Michael, quien cantaba Last Christmas, dejó de latir el día de navidad. 2016 fue demasiado cruel.

Peor aún es el hecho que muchas de estas queridas personalidades eran jóvenes en relación a los estándares modernos. David Bowie, Prince, George Michael, Carrie Fisher…todos estaban en sus 50 o 60 y creativamente activos cuando llegó la hora de su último suspiro. Decirles adiós fue triste porque llegaron con ideas frescas al mundo del entretenimiento hace tres o cuatro décadas atrás. Pero también fue trágico en el sentido que aún estaban presentando cosas nuevas en la mesa. Sí, eran adultos, pero no eran viejos. Para quienes se acercan a los 40 años y hasta los 50, las edades de estas estrellas (53 George Michael, 57 Prince, 60 Carrie Fisher) les recuerdan que parecía ayer que se veían como seres inmortales y que la distancia para llegar a esa edad no es tan lejana.

bowie

Entendemos que estos actores, músicos, escritores y deportistas que partieron este año no son ídolos exclusivos de la Generación X. Sus muertes fueron devastadoras de forma transversal porque sus logros fueron trascendentales, así que pertenecían a toda la humanidad. No era necesario estar vivo en 1983 para apreciar Let’s Dance. Incluso si naciste 15 años después del estreno de la primera Star Wars, la muerte de Carrie Fisher fue un shock de profundo pesar.

Lo que sí es un hecho irrefutable es que estas personalidades significaban algo más a nivel personal para aquellos que descubrieron a estos artistas en la misma época que el resto del mundo. 

 

Sigue Leyendo Aquí Deja tu Comentario
VIDEO DESTACADO

Ahora en MQLTV

Comentarios