• Videos
  • En Vivo

MQLTV.COM

En vivo

Trauma de la niñez

5 monitos animados que mi madre me prohibía ver cuando chico

Me atrevería a decir que la gran mayoría de los chilenos tienen historias trágicas sobre cómo les prohibían ver “monitos japoneses” cuando chicos. En esos años estaba de moda el mito de que ver violencia te podría transformar -ineludiblemente- en un ser violento, que al ver Los Pitufos podías terminar endemoniado, que cantar las canciones de Xuxa significan un gran riesgo de invocar al diablo, el miedo nos jodió la vida a muchos de niños, y está es una de esas historias. Estos son los monitos que mi madre me prohibió ver:

1. Dragon Ball

dragonball

Dragon Ball, ¡qué crueldad! Sólo podía verlo a escondidas o en la casa de mis abuelos, pero con mi madre estaba completamente censurada cualquier cosa que tuviese que ver con ese tal “Gokú” (para ella, todos eran Gokú) estaba prohibido dentro de la casa. Todavía la recuerdo: “no dejes entrar demonios a nuestro hogar”. Mientras tanto, en el colegio tenía que fingir que lo veía y era mega fanático. El recuerdo más triste fue cuando mi viejo me compró el álbum de Dragon Ball (ese de Salo), con muchas laminas, pegatinas que nunca pudieron encontrar su destino, ya que mi madre las rompió todas delante mío (aún no logro superar ese momento).

2. Sailor Moon

sailormoon

Aquí pasaba algo muy raro, no es que me gustara Sailor Moon, pero por el hecho de estar prohibida para mí se transformó en un objeto del deseo. Tenía que verlas a escondido, cerrando la puerta y con el dedo puesto en el botón de cambiar el canal por si llegaba. Triste e injusto, ya que mi señora madre unos días después llegó con poleras de Sailor Moon para mi hermana, aunque sin saber de que se trataban, cuando le conté unos días mas adelante, me castigó por no haberle dicho y las quemó.

3. Pokémon

Pokemon

¿Monstruos de Bolsillo… ¡¿Monstruo?! Ni pensarlo, y esto se extendía hasta para el juego de Gameboy (el cual emulaba en un Compaq Presario con Windows 95). Vetado Pikachu, censurado Charmander, adiós Bulbasaur -aun así iba a ver las películas a escondidas con mi viejo y tenía la banda sonora, eran mis tesoros escondidos-. Esto aplica también para su derivado menos exitoso -pero no por eso menos bueno- Digimon.

4. Power Rangers

Power Rangers Movie

“¿Que pueden tener de “satánicos” los Power Ranger?”, le pregunté inocentemente a mi vieja, minutos antes de que engrosaran la larga fila de programas prohibidos. “Son 6”, me dijo, “el numero diabólico”. Callé, con ese argumento no podía combatir. Sólo vi la primera temporada (la única buena, de todos modos), aunque igual sufría cuando mis compañeros en el colegio salían a jugar a los Power Rangers. Yo me quedaba mirando, lanzando poderes… pero en mi mente.

5. Ranma ½

ranma-1

¿Un hombre que al contacto con el agua fría se transformaba en mujer? Ni siquiera intenté argumentar, en especial luego de que una tarde llegara contando que unos niños del otro pasaje se estaban besando porque estaban jugando a Ranma ½. El Apocalipsis estaba más cerca que nunca.

6. South Park

Parada_de_autobus

Para ser justo, ¿a quién no le prohibieron South Park de chicos? Eran groseros, ordinarios, burlescos, eran TODO lo que quería ver por televisión, mas no podía. Conozco incluso gente que no podía ver Los Simpson, aunque gracias a Zeus nunca tuve ese problema.

Bonus: Harry Potter y Mortal Kombat

los-siete-libros-de-harry-potter-12

No se tratan de series, pero también estaban completamente baneados, y en ambos casos sufrí la determinación de su batalla contra el diablo. Antes de las películas, estaban los libros de Harry Potter. Los leí con mucha pasión durante un largo verano en casa de mis abuelos, cuando regresé con mi colección de libros y con una sonrisa en la cara, mi madre me hizo dejarlos afuera, el diablo nuevamente debería quedarse lejos del hogar, aunque -por alguna razón el patio- le parecía razonable. Nada de eso importó, esa noche llovió y adiós Harry Potter. Ni el encantamiento de reparo pudo ayudarme.

Mk2gameboy

Con el Mortal Kombat la brutalidad fue similar. Durante el colegio era habitual intercambiar juegos de Gameboy con un compañero de varios cursos más adelante que el mío, un día de esos me prestó el Mortal Kombat. La felicidad desbordaba mi rostro, pero -como pueden adivinar- no duró mucho: al otro día, mi querida madre me señaló un tarro de la basura sin decir nada… era el videojuego, partido en miles de piezas y hasta quemado. Por semanas me oculté en un patio trasero del colegio, para que el tipo no me pegará por lo de su juego, hasta que tuve que pagárselo con mi mesada, 20 lucas en ese tiempo era una fortuna. 

tumblr_lv3a5o8VYR1r6g1dbo1_500

(Aun así te quiero vieja).

¿Qué monitos tenían prohibidos? Cuéntanos tu historia

Sigue Leyendo Aquí Deja tu Comentario
VIDEO DESTACADO

Ahora en MQLTV

Comentarios