• Videos
  • En Vivo

MQLTV.COM

En vivo

El Mercurio miente

Agustín Edwards, el patrón del periodismo

Una de las noticias del momento -en un contexto actual en donde todas son noticias del momento- tiene que ver con el hecho de que el Tribunal de Ética del Colegio de Periodistas de Chile ha expulsado a Agustín Edwards Eastman, dueño del diario El Mercurio, de esta colectividad. ¿La razón? Diversas faltas a la ética, periodística y particularmente dos hechos, entre los que se encuentra principalmente las contravenciones que cometió el empresario, como director del periódico, a las normas de la entidad con ocasión de la represión policial en el Parque O’Higgins durante la visita del Papa Juan Pablo II, en abril de 1987.

Cabe recordar que en esa oportunidad el diario del quinto Agustín de la dinastía acusó de “violentistas” a dos jóvenes a los que no se les comprobó la calidad de tal, en un acto más de lo que podríamos llamar la creación de “realidad mercurial”.

Y es que más que periodismo, lo que ha ejercido Edwards ha sido el arte de ser patrón en un país que mientras más niega su carácter de hacienda, más lo demuestra a cabalidad, a vista y paciencia de todos

Edwards, como es sabido por todos, es más que un empresario de medios o una persona que ejerció el periodismo cómo oficio desde que quedó a cargo del diario familiar. Es también una de las figuras que más ayudó a edificar el relato de la dictadura y de la transición a la democracia, sin haber pedido nunca disculpas por ello. Al contrario, Doonie -como es llamado por sus amigos y familiares- se ha sentido siempre como el portavoz de un pensamiento y cree en la urgencia de propagarlo de todas las maneras posibles, aunque ello contravenga el ejercicio del periodismo.

Porque ¿qué le importa a él el periodismo y los hechos cuando tiene el poder para inventarlos o darles los significados que estime conveniente? Mientras la manera en que moldea las informaciones pase la prueba de la blancura de la verdad hegemónica que ha querido ha instalado por años, claramente no le importa nada.

el mercurio 1987

Y es que más que periodismo, lo que ha ejercido Edwards ha sido el arte de ser patrón en un país que mientras más niega su carácter de hacienda, más lo demuestra a cabalidad, a vista y paciencia de todos. Su idea de lo que es correcto y lo que es posible, ha pasado de ser un patrimonio de la derecha a convertirse en el principal sustento de la democracia que vivimos y muchos queremos reformar. Desde comienzos de los ’90, una vez que dejó de perseguir a comunistas y socialistas, don Agustín nos puso en la cabeza cuál era la idea del delincuente por medio de su fundación Paz Ciudadana, en donde reclutó a políticos a muchos de los políticos que fueron perseguidos por las editoriales de su diario y que, sin embargo, aceptaron gustosa la invitación. Nos hizo centrar nuestras mentes en la delincuencia del cartereo para que así nos olvidáramos de la otra, de la que cometieron militares y empresarios con tal de construir el nuevo orden.

Porque ¿qué le importa a él el periodismo y los hechos cuando tiene el poder para inventarlos o darles los significados que estime conveniente?

Esto sucede porque el patriarca de una de las familias más antiguas de nuestra cada vez más alicaída oligarquía es un hombre que aún tiene la mentalidad de sus tiempos, donde al empresariado no se le investigaba. Al contrario: a los magnates se les aplaudía y se les agradecía el hecho de contribuir a la economía nacional aunque esto tuviera como costo la poca regulación de sus negocios y la nula decencia de parte de su parte al momento de comprar y vender acciones de empresas.

Edwards, con su apoyo a la dictadura de Pinochet, quiso restablecer la idea -y lo hizo- de que quienes hacían negocios de manera inmediata se transformaban en seres intocables; en personas puras y sacras que pertenecían a una especie de monarquía que ellos mismos se crearon. Y en donde la moral país debía medirse según si algunos actos atentaban o no en contra de sus intereses.

Sigue Leyendo Aquí Deja tu Comentario
VIDEO DESTACADO

Ahora en MQLTV

Comentarios