• Videos
  • En Vivo

MQLTV.COM

En vivo

Ganador en Cannes

Allende y su nieta: El documental de Marcia Tambutti

Escrito por Yasna Mussa

*Desde Cannes

Un grupo de niños sonríen portando gorros de cumpleaños. En la fotografía ­blanco y negro, gastada por los años,­ sólo se cuela un adulto que juega a pasar desapercibido. Es Salvador Allende Gossens, político, líder, gran orador. En medio de registros rescatados como tesoros inéditos, increíbles, excepcionales, aparece trotando en la playa a torso desnudo, remando en el mar, actuando en una pieza de teatro. Es otro Salvador Allende. Es el padre, el hermano, el amigo, el tío, el abuelo. Un abuelo que Marcia Tambutti Allende sólo conocía por el relato histórico, por los discursos, pero que estaba lejos de lo íntimo y personal. Como una detective obsesionada en resolver el misterio, Tambutti deja su carrera de bióloga, se va de México -el país que la recibió tras el exilio de su familia- y se embarca en un viaje nuevo a través del mundo documental. Así, en imágenes, intenta responder quién era su abuelo Allende.

cannes marcia tambutti

Marcia Tambutti Allende está cansada. El ritmo al que está expuesta desde que comenzó el Festival de Cannes, en el sur de Francia, la tiene ocupada ofreciendo entrevistas en medio del ajetreado ambiente que demanda el festival de cine más grande del mundo. En una carpa instalada en la playa Quinzaine se dan cita productores, directores, distribuidores y un sinnúmero de personas que trabajan en la industria del cine. En medio del lujo casi obsceno, se instala esta carpa. Es, quizás, la más sencilla de toda la orilla del boulevard de la Croisette, la gran avenida costera donde se encuentra el Palais des Festivals, los hoteles y restaurantes que reciben por estos días a estrellas de la pantalla grande como Benicio del Toro, Woody Allen, Charlize Theron y Matthew McConaughey.

Allende, mi abuelo Allende viajará hasta su país natal para estrenarse en septiembre próximo y estará durante todo ese mes en Miradoc, recorriendo más de 20 ciudades de Chile.

En una esquina está Marcia Tambutti, aún sumergida en la sorpresa que le ha traído su documental Allende, mi abuelo Allende, estrenado en la Quincena de realizadores del Festival de Cannes. Su largometraje, es el único chileno seleccionado este año en la 68° versión del festival. Esta es su primera experiencia como directora y llegar hasta la Riviera francesa la ha tomado por sorpresa. Antes, sólo había colaborado con Carmen Luz Parot y la Fundación Salvador Allende, en un trabajo biográfico sobre su abuela Hortensia Bussi, la Tencha, a propósito del centenario del natalicio de Allende.

Aunque la mayoría de sus redes estaban en México, Tambutti tenía un par de amigos en Chile que habían estudiado cine y podían ayudarla al doble vacío de enfrentar un oficio y un país nuevo. Ese fue su primer desafío: encontrar una casa productora. “Es como una nueva relación de pareja por muchos años, porque pasas por buenas y malas, y deben ser leales y creer tanto como tú en el proyecto”.

salvador allende nadando

Se convenció. Tomó cursos de guión y documental en México; otros por Internet en una escuela de España, otros en Chile. Pero lo más difícil para esta directora fue lo que para otros parecía lo más fácil: convencer a su familia de participar en el documental. Tras años de dolor, con eventos dramáticos que enfrentar, las Allende Bussi dejaron bajo llave sus sentimientos personales y sólo asumieron un rol social y político como herederas de la historia que lideró su padre.

Isabel Allende, madre de Marcia Tambutti, tiene una vida política activa como senadora de la República. Su prima, Maya Fernández, es también diputada del Partido Socialista. Aunque ambas acostumbran a hablar de Allende en discursos y actos, les costó asumir el protagonismo frente a la cámara. Con la paciencia que da el cariño y la desconfianza que provoca el dolor, vivieron el proceso del rodaje en medio de los vaivenes emocionales que ocasionaban las preguntas insistentes y punzantes.

Fueron 8 años en los que la vida no se detuvo y la muerte tampoco. En medio del rodaje falleció su abuela Tencha, su cuñada murió de un cáncer fulminante y su hermano Gonzalo Meza Allende se suicidó.

Durante 90 minutos, Tambutti conversa con su abuela Tencha, recostada a su lado mientras la ex Primera Dama evade los recuerdos. Lo mismo Isabel Allende, la senadora, que a brazos cruzados intenta poner punto final a las interrogantes de su hija. Años de resistencia para un estreno que arrasó con toda expectativa. El documental se estrenó en medio de aplausos resonantes en el Palais Stéphanie de Cannes. Ahora, ya no hay nada más que hacer. Los 90 minutos reconstruyen una vida, un recuerdo, muchos dolores. Pero también alegrías y sorpresas.

A mi mamá le gustó mucho el documental y a la familia entera también, lo que fue quitarme un peso de encima” confiesa Tambutti en la carpa de la Quinzaine.

mi abuelo allende 1

La chileno­mexicana está feliz de la acogida que tuvo en su familia. Quizás, el público al que más le temía. No sólo su madre la felicitó, sino que su tía y su prima reconocieron que la película es fiel al proceso que han tenido que pasar como familia. Un proceso en el que se hablaba muy poco, pero en el que ellos asumieron, con generosidad, participar.

Fueron 8 años en los que la vida no se detuvo y la muerte tampoco. En medio del rodaje falleció su abuela Tencha, su cuñada murió de un cáncer fulminante y su hermano Gonzalo Meza Allende se suicidó. “A mi familia le pareció precioso ver a mi abuela. También sale la mujer de mi hermano y mi hermano Gonzalo. Yo creo que eso les emocionó muchísimo y la sensación de que incluso esto es un rescate. Podemos tener estas imágenes que van a perdurar”.

El documental se estrenó en medio de aplausos resonantes en el Palais Stéphanie de Cannes. La crítica le otorgó El ojo de oro, eligiéndolo como el mejor documental proyectado en Cannes.

Aunque en cada etapa del documental tuvo que lidiar con el pudor y hasta se arrepintió varias veces, siempre tuvo claro que haría una película transparente y honesta. “Parte del trabajo que hicimos como equipo fue mantenernos en esos principios que nos trazamos y eso implicaba trabajar con los propios pudores” dice con voz de orgullo, con acento pausado.

Fue justo este pudor el que el jurado resaltó, pues consideró que Allende, mi abuelo Allende es un trabajo delicado que explora la intimidad de una familia con gran pudor. La crítica le otorgó el pasado jueves 21 “El ojo de oro”, una iniciativa entregada por la Sociedad Civil de Autores Multimedia. El jurado, compuesto por el cineasta franco-camboyano Rity Panh, el director francés Nicolas Philibert, la actriz francesa Irene Jacob, la productora siria Diana El Jeiroudi, y el crítico estadounidense Scott Foundas, eligieron al trabajo de Tambutti como el mejor documental proyectado en Cannes.

marcia tambutti cannes

Allende, mi abuelo Allende viajará hasta su país natal para estrenarse en septiembre próximo y estará durante todo ese mes en Miradoc, recorriendo más de 20 ciudades de Chile. Por ahora, seguirá proyectándose en festivales de cine y documental mostrando al hombre detrás de las gafas gruesas, más allá del ícono político que creíamos conocer.

Sigue Leyendo Aquí Deja tu Comentario
VIDEO DESTACADO

Ahora en MQLTV

Comentarios