• Videos
  • En Vivo

MQLTV.COM

En vivo

Honorables negocios

Aporte de empresas a la política: La neoliberalización del Congreso

Tal vez el gran problema de nuestra democracia tenga que ver con lo poco claro que tiene el empresariado que no debe inmiscuirse en temas políticos. Es un tema de independencia de parlamentarios y partidos políticos el que está en juego cuando se mezclan los intereses privados en instituciones que deben funcionar sin recibir presión alguna de interesados para así alterar su funcionamiento.

Es una norma básica que no se ha respetado y a la que no se le ha tomado el peso suficiente, incluso de parte de muchos políticos. No han defendido con suficiente fervor la importancia del ejercicio político y de que este pueda contrapesar el poder económico. Un ejemplo concreto de lo que señalo tiene que ver con la aprobación de una indicación de parte de un grupo de diputados -entre los que se encuentran tanto opositores como oficialistas- para que la donación a partidos de parte de empresas sea efectiva. Es decir: para que el dinero privado campee por los pasillos de la política dejando de lado una vez más a un Estado, al que se le rechaza porque se lo considera un órgano demasiado controlador.

Entendamos realmente que pedir regulación a los grandes grupos económicos no es una rabieta revolucionaria, sino una manera de pedir más democracia.

En el fondo es la neoliberalización de la política. Es dejar los designios de partidos políticos al libre funcionamiento del mercado, situando a parlamentarios como mercancías que pueden ser tranzadas, compradas y vendidas al mejor postor una vez que ya no sirvan. Es jugar con la institucionalidad y ponerla a merced de intereses y de negocios que sirven para dos o tres familias que no son objeto de ninguna regulación. Y si lo son, pagan dinero para que esto termine.

hemiciclo chile

Lo que digo no es un antojadizo reclamo que puede parecer estéril ante los oídos sordos de un poder que parece no comprender los alcances poco democráticos de que el dinero privado intervenga en la política. Sino que es una petición para que entendamos realmente que pedir regulación a los grandes grupos económicos no es una rabieta revolucionaria, sino una manera de pedir más democracia. De que instituciones concebidas bajo la mirada liberal funcionen con cierta idoneidad. Con algo de eficacia ante presiones que no son aceptables en un país que dice haber dejado la época patronal, pero que sigue comportándose muchas veces como peón de algunas conveniencias por sobre leyes, reformas y esperanzas.

El mercado y el ejercicio legislativo no pueden ir de la mano. Al contrario, se debe legislar para que ese mercado arrasador tenga algún freno.

Resulta inaceptable que un grupo de parlamentarios no sea capaz de ver cuál es realmente lo que se espera de ellos. Es doloroso y triste que un ejercicio tan democratizador como el de hacer política se esté entregando con las piernas abiertas a que el miembro erecto del negociado indiscriminado lo penetre una y otra vez, sin que haya ninguna resistencia. Sin que se tenga conciencia de que el Congreso es una instancia que debe velar por todo y cada uno de los ciudadanos y no solamente por quienes tienen poder para escribir la agenda legislativa según su bolsillo.

El mercado y el ejercicio legislativo no pueden ir de la mano. Al contrario, se debe legislar para que ese mercado arrasador tenga algún freno. Para que sus lógicas no intervengan en los salones de la adolorida República y de la convivencia democrática. Por lo tanto, me parece que mientras no se entiendan esas concepciones básicas, se seguirá pecando de autoritarismo económico y eso vulnera toda opción de que a corto plazo podamos tener garantías básicas como ciudadanos con derechos.

Sigue Leyendo Aquí Deja tu Comentario
VIDEO DESTACADO

Ahora en MQLTV

Comentarios