• Videos
  • En Vivo

MQLTV.COM

En vivo

Crítica de TV

Cobertura de la final de la Copa América: La vida y la voz en un partido

El día amaneció soleado y la gente alborotada. La televisión se desplegó por completo para hacerse eco de la locura por la final de la Copa América: los noteros de los matinales en terreno, las figuras en los estudios dando ánimos a los 22 guerreros y haciéndose parte del fervor popular. Todo bien, pero ¿qué pasa cuando el entusiasmo no se escucha ni se ve pantalla? La ansiedad y la falta de sueño se ven especialmente en los encargados las transmisiones deportivas, voces nerviosas como la de Claudio Bustíos y los recuerdos de Carcuro sobre Carlo de Gavardo.

área deportiva tvn

Era una ocasión de oro, y nadie mejor que la autoridades del gobierno para aprovechar el impacto mediático y social. Michelle Bachelet tenía todo el show preparado, escenario, cánticos y poses, como Madonna (que alguna vez dijo “No llores por mí Argentina”, cual Evita). Todo para que su proyecto deportivo y los millones de dólares gastados para que tuviéramos bellos estadios y una celebración top estuviera a la altura. Ella es la gran ganadora que se sacó selfies con los héroes y que suavizó el escándalo de Vidal. Tenía que compensar la invitación al matrimonio.

Pero no nos engañemos, el circo debía ser bueno. Sin embargo, la voz de Carcuro sigue apesadumbrada, igual que su canal que entrevistó a Benjamín Vicuña para promocionar “Sitiados”. Todo iba bien, los canales y sus comentaristas hacían la previa recordando las virtudes de los deportistas y entrevistando hinchas en la calle. Alentando los asados a pesar de la preemergencia. Todos en una sola voz buscaban ver a Chile campeón. Nunca habíamos llegado hasta el final de una contienda, casi siempre eran dos semanas y nada más.

En Canal 13, Palma lloró y Aldo Schiappacasse gritó un garabato; en TVN hubo emoción contenida, como su imagen, opaca de otro tiempo, el tiempo en que no le ganábamos a nadie.

En Canal 13, Palma lloró y Aldo Schiappacasse gritó un garabato; en TVN hubo emoción contenida, como su imagen, opaca de otro tiempo, el tiempo en que no le ganábamos a nadie. Pero con el triunfo y los penales, el espectáculo continuó. Mientras Pablo Giralt demostraba más entusiasmo a pesar de que su selección perdió y cerraba un ciclo dorado para DirecTV -que hizo una cobertura maravillosa-, sus colegas chilenos demostraban que lo suyo no es el entusiasmo ni la alegría. Mejor escuchar los festejos en la calle, en Twitter o en Facebook con memes que se burlan de Messi y Argentina reflejando la rabia contenida frente al eterno rival. Ese que controla cada paso que da el futbol chileno. Ese que llevó a todos nuestros héroes a Europa y que puso tres entrenadores a encabezar este proceso virtuoso.

Argentina caía frente a uno de sus engendros. Una parte del negocio de la AFA (Asociación de Futbol Argentino) está en pleno apogeo, sus entrenadores y jugadores son el alma de fútbol latino extra-Brasil y extra-Uruguay. Chile celebra, pero la cabeza y la motivación llegaron del Río de la Plata. Nuestros jugadores hablan como argentinos, nuestros periodistas deportivos e hinchas también. A veces me siento extranjero. Carcuro se emociona más con Italia y Schiappacasse es un tempano, no había algarabía en sus expresiones. El negro Palma llora y le dedica el triunfo a los desfavorecidos y espera que se le pase la emoción para retomar su rol de comentarista. Chile también llora y se emborracha y se insulta y maldice en todas partes. Está todo permitido, menos hacer una buena transmisión. Sin embargo, toda la prolijidad la tuvo Michelle Bachelet que aprovechó todo el espacio y la repercusión, llevando a sus pollos a la Moneda mostrándose con ellos para todo Chile. Michelle y Chile son campeones.

Mirando todo con perspectiva, lo socialistas son expertos. El 2008 se inició el reinado de España en el fútbol justo cuando la crisis estaba empezando a destruir la moral española y el PSOE hablaba de desaceleración acelerada. Luego, el 2010, la selección española rompía los esquemas y reinada en Sudáfrica. ¿No será que Chile, para seguir con su espiral de decadencia moral, social y política, necesita estos distractores de alta complejidad? Pero no importa, Chile es campeón: alcemos las manos al cielo y olvidemos todo para que el triunfo de las autoridades y sus financistas sea total. Negro, tú le pusiste la voz y los jugadores actuaron perfecto. Solo queda disfrutar.

Sigue Leyendo Aquí Deja tu Comentario
VIDEO DESTACADO

Ahora en MQLTV

Comentarios