• Videos
  • En Vivo

MQLTV.COM

En vivo

los motivos

“Cómo matar a un musulmán”: La búsqueda que más crece en Google

Escrito por Matías Rojas

Junto a la palabra “musulmán” se incluyen  términos como “cómo matar a un…” a la cabeza del ranking de las búsquedas de Google en California tras tiroteo en San Bernardino a comienzos de este mes. El resto de los estadounidenses googleó los términos “asesinar musulmanes” con la misma frecuencia y casualidad que la búsqueda de la receta de un trago o cómo curar una migraña.

google

Por lo general, los pensamientos de las personas se basan en el ocio y en ciertas ocasiones, y sin pensarlo, se dan el trabajo de googlearlos. Pero, ¿son estos pensamientos motivos de preocupación?

Sí, lo son. El análisis de datos semanales entre los años 2004 y 2013, encuentra una relación directa entre las búsquedas de google  y la presencia de delitos de odio contra musulmanes.

Si comparamos sentimientos islamofóbos bajo la utilización de términos de búsquedas comunes en Google que se traduzcan en actitudes de odio hacia los musulmanes, la búsqueda “¿Son todos los musulmanes terroristas?”, queda  claro el sentimiento que tiene la persona que busca en Google hacia los musulmanes. Más claro aún con la búsqueda  “odio a los musulmanes”.

Muslim Conference

Cuando las búsquedas islamofóbas se vuelven tendencia, por ejemplo tras la controversia de la mezquita en la zona cero en 2010, o en las cercanías de un nuevo aniversario del 11-S, los delitos de odio relacionados aumentan también su incidencia.

Según el FBI, el año 2014 los delitos de odio hacia musulmanes representaron un 16,3% de un universo de 1.092 denuncias relacionadas a motivos religiosos. El antisemitismo todavía lidera la categoría de estos delitos con un 58,2%.

Los delitos de odio pueden parecer marginales e impredecibles, como consecuencia directa de la falta de neuronas en la cabeza de algunos jóvenes intolerantes. Pero podemos sacar algunas conclusiones sobre la incidencia de delitos de odio hacia musulmanes basándonos en las búsquedas de Google.

descarga

Lo preocupante de todo esto es que si esta teoría es cierta, los delitos de odio hacia musulmanes se encuentran en su punto máximo desde el 11-S. Aunque al FBI le tomará un tiempo recolectar y analizar los datos antes de poder concluir con certeza que los delitos de odio hacia musulmanes han aumentado de forma alarmante, las búsquedas islamofóbas en Estados Unidos aumntaron, en efecto, 10 veces una semana después de los ataques en París en comparación a la semana anterior.  Lo mismo ocurrió en el caso de los ataques de San Bernardino.

Según este modelo de interpretación, cuando el FBI analice los datos concluirá que 2015 ha sido el año con mayor número de delitos de odio hacia musulmanes desde el año 2001.

¿Cómo pueden las búsquedas de Google identificar con tanta exactitud la islamofobia?, ¿Quién googlea “odio a los musulmanes”?

Cada año hay miles de búsquedas controversiales como “quiero matar a mi jefe”, “odio a las personas”, “estoy borracho”. Las búsquedas de Google representan más el estado anímico de una persona que el interés por obtener información puntual.

Existen unas 1.600 búsquedas mensuales de  “quiero matar a mi jefe” sólo en Estados Unidos. En un estudio de American Workers, la mitad de los encuestados señaló que renunció a un puesto de trabajo por odiar a sus jefes. Hay 150 millones de trabajadores en Estados Unidos.

muslim-americans-2

El pasado mes de noviembre hubo 3.600 búsquedas en Estados Unidos de “odio a los musulmanes”, y 2.400 de “cómo matar a un musulmán”. Se estima que estas búsquedas representan una pequeña fracción de aquellos que tienen estos sentimientos, pero que no googlean al respecto.

Si alguien se atreve a declarar que “odia a los musulmanes” o que “les dan asco”, podemos determinar que este ejemplo es el reflejo de un sentimiento arraigado en muchos, indicó Susan Fiske, psicóloga social de Princeton, bajo el respaldo de 50 años de investigación psicológica sobre odio racial. Si existen personas que googlean “odio a los musulmanes”, existe entonces una estrecha relación de este antecedente con delitos de odio hacia musulmanes.

Las búsquedas de Google parecen verse afectadas por los valores que cada persona tiene y, en vez de consultarles a un grupo de personas al azar como se sienten, es posible determinarlo a través de lo expresan en sus búsquedas. Esta estimación puede ayudar a predecir delitos de odio.

960x540

“Las encuestas públicas, realizadas apropiadamente,  pueden determinar lo que un grupo específico de estadounidenses siente respecto a un tema en particular”, señala Paul Sniderman, cientista político de Stanford. Agregando que “las búsquedas de Google responden a otra pregunta: “¿Qué piensa y siente realmente una persona que, apasionada por un tema, lo busca y comenta en internet?” La respuesta a esta pregunta, si bien es inexacta por no representar a un universo concreto es, sin embargo, un mejor predictor de delitos de odio.

Asma Mohammed Nizami, una musulmana de 23 años de Minnesota que trabaja con estudiantes y que viste un pañuelo en la cabeza o hirjab, se dirigía hace unos días a un evento cuando detuvo su vehículo en un semáforo y observó a un hombre que desde otro vehículo que la miraba con detención. El hombre bajó el vidrio y le gritó “¡perra musulmana!”, cuando la mujer avanzó, el hombre la siguió con la intención de hacerla perder el control de su vehículo y tuviera un accidente.

“Fue aterrador” señaló Nizami. “Desde el tiroteo en San Bernardino, temo por mi integridad”. Tras el incidente, Nizami se desplaza con objetos de protección personal como gas pimienta y piensa en  polarizar los vidrios de su automóvil. “El clima en Minessota es frío, por lo cual ahora visto un polerón con capucha sobre mi hijab. Si alguien puede acompañarme a mi vehículo, se lo pido. Puede ser infantil, pero me siento más segura”.

290803-MuslimAmericansphotofile-1321109644-841-640x480

Mientras una amplia mayoría de musulmanes en Estados Unidos no será víctima de delitos de odio, son pocos los que escapan a esta sensación de miedo y paranoia al pensar que ellos o sus familiares pueden ser los próximos, indicó Rana Ibrahem, una mujer musulmana de Long Island.

“Cuando veo delitos de odio contra mezquitas, me preocupo por mi hermano, que usa barba, y por mi madre, que viste el hijab, señaló Ibrahem, agregando “cuando voy al supermercado la gente se queda observándome con detención, como si fuera una amenaza para ellos”.

Pero qué ocurre desde la vereda contraria, ¿Existe entendimiento y compasión?

Las búsquedas sobre temas relacionados al islam y a los musulmanes aumentaron tras los ataques en París y San Bernardino, aunque en menor nivel en comparación a las búsquedas sobre odio a los musulmanes. “¿Quién es Muhammad?, ¿en qué creen los musulmanes?, ¿qué dice el Corán?”, estos temas no se relacionaban con delitosde odio en absoluto, más bien con curiosidad por una cultura desconocida . En los días posteriores a los ataques San Bernardino, sin embargo, de cada búsqueda de un estadounidense preocupado por “ islamofobia”, otro googleaba “cómo matar musulmanes”. Mientras las búsquedas relacionadas a odio se encontraban en el 20% de los temas más buscados sobre musulmanes antes de los ataques, estos aumentaron a más del 50% después de los incidentes de París y San Bernardino.

gettyimages-499839316

No sólo el odio hacia los musulmanes se encuentra en un nivel extremadamente alto hoy en día, sino que además, estamos frente a un escenario sin precedentes en comparación a otras minorías en Estados Unidos.

Estudios sobre prejuicios hacia personas de raza negra, blancos, homosexuales, asiáticos, judíos, mexicanos y cristianos, determinan que el actual sentimiento de odio hacia musulmanes de algunos estadounidenses supera con creces al resto de minorías mencionadas anteriormente en cualquier mes a partir del año 2004, cuando Google comenzó a analizar los datos de las búsquedas.

Las búsquedas también indican que los estadounidenses han modificado sus principales preocupaciones de forma radical, incluso a pocos minutos de ocurridos los ataques terroristas.

Antes de los ataques en París, un 60% de las búsquedas de los estadounidenses respecto a los refugiados sirios tenían un trasfondo positivo, consultando por lo general formas de ayudar a los refugiados. Por otra parte, el 40% restante mostraba preocupación por la seguridad del país y se mostraban escépticos a recibirlos. Sin embargo, luego de los ataques de París, el porcentaje de negativismo hacia los refugiados aumentó a un 80%.

dt.common.streams.StreamServer

La búsqueda sobre mezquitas en la década pasada se relacionaba principalmente a preguntas del tipo “¿qué son las mezquitas?” y “¿porqué los musulmanes van a la mezquitas?”, pero luego del tiroteo en San Bernardino las búsquedas se enfocaban en la forma de cómo cerrar las mezquitas en Estados Unidos, una política impensada hace pocos años.

¿Qué podemos hacer contra la islamofobia?

Desafortunadamente, no existe suficiente evidencia para  considerar que las soluciones más obvias den resultado. Una de las ideas es incrementar la integración cultural. Esta idea está basada en la “hipótesis del contacto”: si una mayor cantidad de estadounidenses tiene a musulmanes como vecinos, estos aprenderán a no guardar un rencor irracional contra ellos.

Sin embargo, los hechos indican que esta idea carece de apoyo, de hecho, todo lo contrario. El análisis de búsquedas en los 10 condados con mayor población musulmana en Estados Unidos indica que, en promedio, estos condados tienen un 11% de población musulmana, en comparación al 0,9% del total del país. Se estima que en estos condados las búsquedas con connotación negativa hacia musulmanes es ocho veces superior en comparación al resto del país.

El punto anterior viene a respaldar la hipótesis de la “amenaza racial”, que señala la proximidad como motivo de tensión y desconfianza. John Sides, cientista político de la universidad George Washington, indicó que “a pesar de ser una de las mejores instancias para cambiar el panorama, se produce todo lo contrario”.

Otra propuesta es que los líderes se refieran a temas como la intolerancia y la irracionalidad que tiene el odio racial, tal como hizo el presidente Barack Obama en su discurso de la Oficina Oval el domingo pasado. Obama pidió a los estadounidenses rechazar la discriminación y la segregación religiosa  hacia los inmigrantes. Las reacciones a su discurso, representan una excelente oportunidad para determinar qué funciona y qué no.

Desafortunadamnte, las bienintencionadas palabras de Obama caen, en su mayoría, en oídos sordos. En general, su discurso provocó un sentimiento de intolerancia. Obama señaló que “es responsabilidad de todos los estadounidenses, independiente de la fe que practiquen, rechazar la discriminación”. Pero las búsquedas en Google con adjetivos como “terroristas”, “malos”, “violentos” y “malvados” después de la palabra “musulmanes” se duplicaron durante y después del discurso del mandatario.

Obama agregó que “es nuestra responsabilidad rechazar la segregación religiosa en nuestro país”. Pero las búsquedas con connotación negativa hacia los refugiados sirios aumentaron en un 60%. Las búsquedas relacionadas a cómo ayudar a los refugiados cayeron en un 35%. Obama solicitó también a los estadounidenses a “no olvidar que la libertad es más poderosa que el miedo”. Pero las búsquedas de “matar musulmanes” se triplicaron durante su discurso.

A pesar de esto, un punto llevó a la respuesta que  Obama esperaba, al señalar que “los musulmanes en nuestro país son nuestros amigos, nuestros compañeros de trabajo, nuestros deportistas destacados y nuestros hombres y mujeres en uniforme, dispuestos a morir para defender nuestra nación”.

Shaquille-ONeal-2111-1

Después de esta mención, los principales adjetivos después de la palabra “musulmanes” ya no eran “terroristas”, “refuagiados” o “extremistas”, sino que “soldados” y “atletas”, ésta última palabra permaneció en el primer lugar durante todo el día siguiente al discurso.

El ex redactor de discursos de Obama, Jon Favreau, no se sorprendió con la efectividad  de estas palabras, las cuales señaló como las mejores en un borrador de este discurso, destacando también los múltiples tuits de ciudadanos sorprendidos al enterarse que el deportista Shaquille O’Neal es musulmán.

“El descubrir que el héroe que has seguido durante toda tu vida es musulmán, es un poderoso recordatorio sobre esta religión como parte de la cultura de Estados Unidos”, señaló Favreau.

A nivel general, la respuesta al discurso de Obama nos muestra que pedir bondad a una multitud llena de prejuicios, sólo llevará al rechazo. Pero si apelamos a la curiosidad de la audicencia, otorgándole nueva información, los prejuicios pueden desaparecer y el sentimiento apuntar a una dirección más positiva.

La capacidad humana para tener sentimientos de rabia y odio jamás desaparecerá. Pero existe una abismal diferencia hoy en día en comparación a unas pocas décadas atrás. Ahora tenemos una gran cantidad de información digital para ayudarnos a determinar las causas del odio racial y encontrar formas de combatirlo, lo cual puede representar una importante ayuda a los musulmanes residentes en Estados Unidos, quienes ven a un país más enfocado en el odio que en la comprensión.

Sigue Leyendo Aquí Deja tu Comentario
VIDEO DESTACADO

Ahora en MQLTV

Comentarios