• Videos
  • En Vivo

MQLTV.COM

En vivo

Viera-Gallo y el resto

Crisis del bacheletismo: ¿Vuelve la Vieja Guardia concertacionista?

    Últimamente todo ha girado en torno al liderazgo de Bachelet. Algunos la apoyan en las buenas y en las malas, mientras otros- mediante un rumor- han puesto sobre la mesa lo que podríamos interpretar como sus pretensiones de que la Presidenta salga de La Moneda. Lo que poco se ha hablado, en cambio, es de cómo ella ha defendido su proyecto y la eventual llegada de la llamada “vieja guardia”, que vendría a ser la muerte de éste.

    ¿Qué pasaría si llegaran nuevamente los Insulza, los Viera-Gallo o los Escalona? La primera respuesta que se me viene a la cabeza, es que muere una idea de gobierno y se instala la continuación de una lógica; de una manera de concebir la democracia que si bien sirvió por un tiempo, ya está mostrando su aguda pestilencia. Pero, sobre todo, se demostraría algo que está en el aire pero muy pocos se atreven a convertirlo en palabras: el hecho de que Bachelet no ha sido capaz de desplegar el manejo político que se necesita para detener los constantes golpes de un poder fáctico que la quiere fuera.

    Ahí es donde entran los viejos, los que están esperando en sus casas y oficinas que llegue el llamado de auxilio de La Moneda. Quieren que Bachelet entienda que los necesita.

    ¿Por qué sucede esto? Tal vez porque se ha concebido a sí misma, en estos años, como la divinidad que la han dicho que es. Ha creído que su aura es más importante que ejercer política en todo ámbito, cuestión que la ciudadanía está percibiendo fuertemente.

    Bachelet dejó que su figura hablara e hizo que su manto cubriera todo. Las cifras favorables de las encuestas la convirtieron en una caricatura de lo que alguna vez quiso ser y, por ende, le costó trabajo diferenciar entre lo que realmente es y lo que dicen que es. Y este problema de identidad puede costarle su autonomía y todo lo que representa su gobierno.

    Ahí es donde entran los viejos, los que están esperando en sus casas y oficinas que llegue el llamado de auxilio de La Moneda. Quieren que Bachelet entienda que los necesita, que -como ellos la ven- su invención carismática vuelva a tocarles la puerta en busca de ayuda. Y el momento en que pase eso tal vez los problemas comunicacionales se resuelvan, pero claramente el programa perderá de vista su objetivo principal.

    ¿Qué pasaría si llegaran nuevamente los Insulza, los Viera-Gallo o los Escalona? La primera respuesta que se me viene a la cabeza, es que muere una idea de gobierno y se instala la continuación de una lógica.

    Este pronóstico puede concluir que la centroizquierda debe replantearse los liderazgos y la manera en que les entrega poder. La forma en que idealiza a figuras dándoles el peso que no tienen -y que no han demostrado tener- basando grandes ideas de cambio en “atributos blandos” que no encuentran cabida cuando se trata de tomar decisiones más allá del beso a la señora en la feria.

    Hay que entender la política y ejercerla para poder combatir el relato nacional instaurado por medios con tendencias ideológicas contrarias. Y también hay que entender -sobre todo- cuál es la labor de un mandatario y lo que no puede hacer para así no abrir flancos, y sobre todo para no botar por la borda la esperanza de cambio de los ciudadanos que votaron por un proyecto más que por una linda sonrisa maternal.

    Si eso no se comprende, una vez llegados los viejos concertacionistas muchos se habrán dado cuenta, desde afuera, que perdieron -una vez más- la oportunidad de cambiar los destinos de este país.

    Sigue Leyendo Aquí Deja tu Comentario
    VIDEO DESTACADO

    Ahora en MQLTV

    Comentarios