• Videos
  • En Vivo

MQLTV.COM

En vivo

1.000 maneras

CUIDADO: Evita estas horribles formas de morir en un terremoto catastrófico

Escrito por MQLTV

    Vivimos en un país sísmico, tierra del terremoto más fuerte jamás registrado en la historia de la humanidad. Por lo mismo es que estamos expuestos a morir de las formas más fortuitas y random que nos puede presentar un terremoto y/o tsunami.

    La muerte es un tema tan misterioso como aterrador. Quizá porque nadie puede saber qué sucede al finalizar su existencia hasta llegado ese momento, al hombre siempre le ha fascinado conocer qué es lo último que experimentaremos antes de perder para siempre la conciencia.

    Aquí te enumeramos las formas en las que podrías morir en un terremoto y qué se sienten cada una de ellas:

    1- Aplastado.

    Si vives en una casa antigua, de las que abundan en los poblados más pequeños o en el centro de Santiago, esta muerte es más que probable.

    Si algo lo suficientemente grande o pesado como para matarte te cae encima, está claro que la muerte sería instantánea, no sentirías mucho dolor. Lo complicado es que si el objeto que te cae no te mata en el momento, irás sintiendo como tus órganos reventados hacen que vayas de apoco ahogándote en tu propia sangre y perdiendo control de tus extremidades, dando paso a la desesperación. Como te dije, es mejor que te mate de una.

    2- Ahogado.

    Si lo que te tocó es un tsunami que te pilló desprevenido, como le sucedió a mucha gente en el terremoto en el sur de Chile en 2010, puedes morir ahogado en segundos.

    Esta puede no ser una de las muertes más dolorosas para una persona, pero sí una de las más angustiantes, debido a la abrumadora sensación de pánico que significa no poder respirar.

    A partir de entonces comienza una desesperada lucha por mantener la cabeza fuera del agua, donde los intentos por tomar una bocanada de aire impiden gritar por ayuda. Muchas veces, los cuerpos son hallados erguidos, con las manos levemente empuñadas, como si hubieran tratado de asirse a una escalera invisible.

    Cuando la persona finalmente se sumerge, trata de mantener el aire lo máximo posible, por lo regular entre 30 a 90 segundos. Tras ello respira agua, tose y respira aún más agua, a medida que esta inunda los pulmones e impide la oxigenación de la sangre.

    “Hay una sensación de desgarramiento o de quemadura a medida que el líquido invade la vía respiratoria. Luego sobreviene un estado de calma y tranquilidad”, explica Tipton en base a testimonios de supervivientes.

    La tranquilidad es producto de la falta de oxígeno en el cerebro. Finalmente, el corazón se detiene y se produce la muerte cerebral.

    3- Electrocutado.

    Comenzó el terremoto, saliste corriendo a la calle donde te encontraste de frente con el cableado de la electricidad que se ha caído.

    Un circuito de alto voltaje provoca la inconsciencia instantánea. Bien lo sabían los prisioneros ejecutados en la silla eléctrica, quienes sufrían la detención inmediata de su corazón y cerebro, en lo que se consideró un avance por sobre las muertes por ahorcamiento.

    Sin embargo los investigadores no se han puesto de acuerdo si el método era tan piadoso como se decía. En muchos casos, los prisioneros tuvieron que ser sometidos a varias descargas para acabar con sus vidas, e incluso algunos acabaron envueltos en llamas debido al calentamiento que producía la electricidad a través de sus cuerpos.

    4- Quemado.

    La falla del cableado eléctrico o la ruptura de una línea de gas puede hacer que tu casa sea envuelta por las llamas.

    Las quemaduras son una de las formas más dolorosas de morir.

    De inmediato, el calor y el humo queman las cejas y el pelo, siguiendo luego con la garganta y las vías respiratorias. Cuando llega a la piel, el fuego produce una respuesta intensa en todo el sistema nervioso, que se ve agravado aún más por la inflamación del tejido.

    A medida que la piel se daña, se pierde algo de sensibilidad pero sigue siendo una experiencia excruciante.

    “Las quemaduras de tercer grado no duelen tanto como las de segundo grado porque los nervios superficiales fueron destruídos, sin embargo la diferencia es casi semántica: una quemadura extensa es horriblemente dolorosa en cualquier instancia”, explica el doctor David Herndon de la Universidad de Texas.

    Pero irónicamente, en un incendio el mayor riesgo no son las llamas, sino los gases tóxicos. De hecho un estudio realizado en Noruega en 1996 encontró que, de 286 víctimas fallecidas en incendios, un 75% murió por intoxicación con monóxido de carbono.

    Dependiendo de la concentración, este puede llevar del dolor de cabeza al mareo y de ahí a la inconsciencia en minutos. Es más: según la Asociación de Protección contra el Fuego de EEUU, un 40% de las víctimas fatales de incendios pierden el sentido antes de que puedan despertar del sueño.

    5- Desangrado.

    Tuviste una caída, no viste por donde ibas y te ves aislado y con una herida invalidante que no para de sangrar. Aunque esta muerte puede no ser tan horrible como suena.

    Según el doctor John Kortbeek de la Universidad de Calgary en Alberta, Canadá, si una persona se corta la arteria aorta en un accidente, morirá en pocos segundos. Sin embargo, si se trata de una arteria o vena más pequeña, el proceso puede tardar horas, donde la persona experimentará las distintas etapas de un shock hemorrágico.

    Considerando que un adulto posee 5 litros de sangre, una pérdida de 750 mililitros sólo provocará síntomas leves. Si aumenta a 1.5 litros, la persona se sentirá débil, sedienta y ansiosa, comenzando a respirar rápidamente. Pasados los 2 litros, la sensación pasa al mareo, la confusión y finalmente, la inconsciencia.

    “Los sobrevivientes a un shock hemorrágico describen diferentes sensaciones que van desde el miedo a la relativa calma. En gran parte esto depende de cuán graves sean sus heridas. Una sola herida que penetre la arteria femoral en la pierna será menos dolorosa que múltiples fracturas provocadas por un accidente de tránsito”, explica Kortbeek.

    6- Paro Cardíaco.

    El shock fue muy fuerte y tu salud cardíaca no es la mejor del mundo, la impresión fácilmente puede causarte un paro.

    Si el paro es fulminante sentirás dolor en el pecho, que puede venir como presión o apretamiento, en lo que los enfermos comúnmente describen como “sentir un elefante sentado encima”. El dolor puede ser tan agudo que se extiende por la mandíbula, la garganta, la espalda y los brazos.

    Sentirán detenerse su corazón, perderán la conciencia en menos de 10 segundos y, minutos después, morirán.

    7- Caída desde altura.

    Caer desde grandes alturas es una de las formas más efectivas y rápidas de morir. Un estudio realizado en Hamburgo, Alemania, lo avala: 75% de las víctimas fallecen en los primeros segundos o minutos tras la caída.

    Con velocidades que pueden alcanzar un máximo de 200 kilómetros por hora para alturas de 145 metros o más, la causa de la muerte dependerá del tipo de terreno donde se aterrice y de la forma en que la persona caiga.

    Previsiblemente, las caídas más devastadoras suelen ser aquellas donde se aterriza de cabeza, comunes en las precipitaciones cortas (bajo 10 metros) o muy altas (sobre 25 metros). El análisis de 100 saltos suicidas desde el puente de San Francisco -a una altura de 75 metros y una velocidad de 120 km/h- reveló que la mayoría de las muertes se debieron a traumas como colapso pulmonar, explosión del corazón o daños múltiples provocados por costillas rotas.

    Quienes han sobrevivido a una caída desde alturas cuentan que mientras caen sienten que el tiempo se hace más lento. Una reacción instintiva es tratar de aterrizar con los pies, lo que suele provocar fracturas en las piernas, en la parte inferior de la columna y en la pelvis, pese a lo cual hay mayores posibilidades de salvarse gracias a la protección de los órganos internos.

    Sigue Leyendo Aquí Deja tu Comentario
    VIDEO DESTACADO

    Ahora en MQLTV

    Comentarios