• Videos
  • En Vivo

MQLTV.COM

En vivo

Colusión del confort

Disculpas de Eliodoro Matte: El Mercurio y su eterno rol de guardián del modelo

Cuando uno abría este domingo El Mercurio, lo primero que se encontraba en su página editorial era un texto llamado “Golpe al modelo”, relacionado con el caso de la colusión del papel higiénico en el que se encuentra involucrado tanto Gabriel Ruiz Tagle como Eliodoro Matte. En el texto cabe destacar la preocupación de parte del periódico de que el funcionamiento del modelo fuera obstruido por malas prácticas, como si éstas no fueran inherentes a su funcionamiento. Pero sobre todo, lo más interesante es su terror a que estos hechos alimentaran “ideologizados argumentos de una suerte de refundación del sistema”. Perdónenme, pero si esto no es una defensa ideológica no sé qué es.

Pero ahí no termina la manera en que el periódico encabezado por Agustín Edwards trata de moldear opiniones con respecto al caso. En la sección de Economía y Negocios aparece una extensa entrevista a Eliodoro Matte, quien es dueño de una de las empresas involucradas en la colusión, en donde pide disculpas por lo sucedido desde una lejanía, como si estuviera pidiendo perdón por otros. Como si se estuviera sacrificando su reputación por culpa de un personal que tan malvadamente hizo y deshizo con su empresa, y de pasada lo llevó a ganas más dinero sin que él tuviera idea de que lo estaba sucediendo. Es decir, tratando de instalar a su figura como la víctima de algo de lo que claramente fueron los victimarios desde la perspectiva desde que se mire.

El Mercurio al hacer esta entrevista solamente está cumpliendo con su tarea de guardián de ese modelo de vida que tanto ayudó a edificar con sus noticias falsas y sus titulares que tanta persecución política motivó en los años de la dictadura.

¿Por qué hace esto El Mercurio? Creo que la respuesta más fácil sería decir porque es precisamente El Mercurio, pero parece haber algo más de fondo; una defensa de intereses y de ese “modelo” que defendieron en la editorial como un primer paso antes de que leyéramos la entrevista. Es una manera de contarnos que el problema no son las herramientas que tienen nuestros grandes empresarios para utilizar su creación a diestra y siniestra, sino que son vicios que rompen el corazón de lo que se ha construido en estos años. Pero nosotros sabemos que eso no es cierto.

eliodoro matte

El Mercurio al hacer esta entrevista solamente está cumpliendo con su tarea de guardián de ese modelo de vida que tanto ayudó a edificar con sus noticias falsas y sus titulares que tanta persecución política motivó en los años de la dictadura. Sin ir más lejos, muchos de sus actuales editorialistas fueron ministros del régimen, por lo que no debería extrañar que haya más de algún mentor de nuestro presente tras la su opinión como medio, como también en la idea de poner a Matte como la muestra de que el problema no es la concepción oficial de la economía y cómo las empresas funcionan en ésta, sino factores externos. Personas que quisieron colaborar con el para ellos inentendible menos precio que vive la implementación dictatorial por estos días.

Ese diario que se hacía llamar el “Decano”, ha hecho no sólo un lavado de imagen de Eliodoro Matte debido a su amistad por años con Edwards, sino que también ha hecho una defensa corporativa de una idea país.

No es casualidad que en opinión del diario lo más importante fuera que pudieran alimentarse “ideologizados argumentos de una suerte de refundación del sistema” más que los hechos que se están investigando. Es más importante que no se quiera cambiar ni una coma de lo construido más allá de las personas que sufren los resultados de las licencias que estos personajes se dan desde sus parcelas de poder. Les resulta primordial seguir resguardando los intereses ideológicos y dejar lo sucedido casi como una anécdota; como algo que no tiene relación alguna con el espíritu del sistema, el cual -recuérdenlo- es la libertad. La divina libertad.

Ese diario que se hacía llamar el “Decano”, ha hecho no sólo un lavado de imagen de Eliodoro Matte debido a su amistad por años con Edwards, sino que también ha hecho una defensa corporativa de una idea país. Ha optado -una vez más- por la creación de realidad y por las relaciones públicas antes que por el periodismo. Porque el ejercicio de este oficio nunca los ha llevado a ninguna parte. Porque seamos sinceros: Edwards no quiso heredar este diario por amor al trabajo periodístico precisamente, sino porque siempre lo vio como una gran plataforma para transmitir ideas y defender a los suyos. Cosa que este domingo hizo casi a la perfección.

Sigue Leyendo Aquí Deja tu Comentario
VIDEO DESTACADO

Ahora en MQLTV

Comentarios