“Este resultado vaticina un prolongado período de incertidumbre política que pesará sobre el desempeño económico y financiero del Reino Unido”, indicó Moody’s en un comunicado.

“La mayor incertidumbre probablemente dañará los flujos de inversión y la confianza, pesando sobre el panorama de crecimiento británico, algo negativo para la deuda soberana del Reino Unido y otros emisores británicos”, añadió.

Moody’s califica actualmente al Reino Unido como estable, sin embargo el comunicado ha puesto en alerta a la banca y bolsas de comercio alrededor del mundo.