• Videos
  • En Vivo

MQLTV.COM

En vivo

MQLTV Review

El centro arte de Planeta No

Escrito por MQLTV

    *Fotografías por Jennifer Frías

    ¿Cuántas nuevas bandas chilenas son capaces de llenar un recinto en el lanzamiento de su disco debut? ¿Cuántas capaces de hacer que una fiel -y juvenil- fanaticada haga una larga fila esperando la apertura de puertas como si se tratara de un número internacional? La respuesta puede ser equívoca -en las escenas under del rap, el punk y el metal pasan cosas que escapan a los “reviews” de la blogósfera indie-, pero de seguro pocas han logrado construir, de manera tan veloz, una mística en torno a sí mismos como lo ha hecho la fresca brisa que trae Planeta No.

    Y es que la agrupación oriunda de Concepción es dueña de una ética y una estética muy bien definidas. El pop bailable, íntimo, contestatario y depresivo que manifiesta su propuesta musical se complementa con la visualidad “kawaii” de su arte. Precisamente, así recibía la banda al público en la entrada de la Sala 1 del Centro Arte Alameda en la noche del miércoles 9 de septiembre del 2015: posters japoneses, katanas, un kaiju de plástico -el que aparece en el videoclip de ‘Sol a Sol’- y cuatro jóvenes haciendo cosplay de japonesas que cortaban las entradas y saludaban con un “konichiwa” a cada persona que entraba al cine.

    planeta no (28)

    La cuidada recreación del arte del disco en el escenario se complementaba al entrar a la sala de cine transformada en un escenario. Siluetas de neón que emulaban edificios de una metrópoli cualquiera -Tokio, New York, Santiago- y canciones de J-Pop creaban la atmósfera nipona que cubre el arte de su álbum debut ‘Odio’ (2015), disco que sería presentado en forma íntegra con la suficiente expectación como para repletar un recinto como el Centro Arte. No es para menos, el primer larga duración de Planeta No es una chispeante obra de 32 minutos repleta de melodías perfectas, dedicados arreglos y líricas inteligentes y conmovedoras.

    Diez minutos de retraso, las butacas repletas y Planeta No salta a la cancha. A la troika compuesta por Gonzalo García (voz, teclados y guitarra), Camilo Molina (bajo) y Juan Pablo Garín (batería, segunda voz) se sumaban los invitados Pablo Acuña (guitarra) y Américo Silva (teclado), convirtiendo a la alineación titular en un quinteto capaz de recrear todos los arreglos que, de haberse presentado como trío, habrían sido pistas pregrabadas. Una perfecta ejecución de ‘Odio’ -canción homónima del disco- es la primera prueba que Planeta No rendía esta noche, esa prueba que demostraría si es que son o no merecedores del mote de “banda revelación del 2015” que la prensa musical les ha dado.

    planeta no (16)

    “Puta que estamos nerviosos, hueón. La pulenta, si siempre tocamos en el Bar Loreto y mira, acá está lleno de hueones”, confesó Gonzalo García tras demorarse en afinar la guitarra y programar el teclado antes de ‘Vacaciones de Invierno’. Ya habían pasado la bonita ‘Ami, el niño de las estrellas’, la strokera crítica a la transición a la democracia llamada ‘Años 90’ (tema inédito) y el sample de Ranma 1/2 -Nabiki hablándole a Akane- que da inicio a ‘Maricón Zara’. El trío/quinteto, a esas alturas, demostraba un fiato que convertía cualquier ápice de inseguridad en una mera anécdota.

    Tras ‘Ser y deshacer’, el líder de la agrupación invita al público a pararse de las butacas con ‘Casa Okupa’, track proveniente del espectacular ‘Matucana’ (2014) -el EP de 4 canciones con el que se dieron a conocer-. La gente se paró e incluso bailó, pero se volvió a sentar en ‘Piña Express’ -otra inédita- y no se atrevió a parar en el entretenido single ‘Ya no veo mis zapatos’. Tampoco lo hicieron en la siguiente sección, donde toda la banda se bajó de la tarima, excepto el vocalista. En solitario, como el cantautor que es, García defendió las canciones al desnudo: interpretó en su sintetizador Korg MS-2000 la hermosa ‘El Camino Natural’ y luego, a pura guitarra, ese potencial himno generacional llamado ’64’ (“vivir solo es morir lentamente”).

    planeta no (22)

    Regresa el resto de la banda y Juan Pablo Garín bromeó con que la demora entre canción y canción es para que el show (15 canciones, con un promedio de duración de 3 minutos y medio por tema) no sea tan corto. La banda intepreta la también íntima ‘Zapatillas con luces de colores’ y, tras aquello, Garín anuncia que dejarán atrás el “bloque depresivo” para tocar ‘El Campo’ -una joya pop, la mejor canción del disco, sería un error que no la lanzaran como el próximo single- y sus hasta ahora dos grandes hits: ‘Señorita’ y ‘Sol a Sol’, las dos canciones que los han elevado a la categoría de promesas y que hicieron que todo el Centro Arte se parase y bailara hasta que la función concluyera.

    Como pocas veces, la hora de duración del show no se sintió breve, la intensidad del espectáculo -la puesta en escena, los bailarines que subieron en ‘Sol a Sol’- y la conciencia de que la banda interpretó todo su repertorio fue la dosis justa para fanáticos y curiosos que llegaron a presenciar la primera gran vuelta de órbita de Planeta No. Esa vuelta de órbita que los acerca a consolidarse como una de las agrupaciones con mayor proyección de la generación post Gepe, Javiera Mena, Dënver y Ases Falsos. No es casualidad que dos de los tres miembros del directorio de Planeta No militaron en éstas últimas: Juan Pablo Garín tocó batería en Ases Falsos y Camilo Molina fue bajista en Dënver, demostrando ambos en escena todo el trajín y oficio adquirido en el que ahora es su proyecto definitivo.

    planeta no (27)

    Párrafo aparte merece Gonzalo García. Su timbre de voz es una mezcla entre los susurros de Adrián Dárgelos de Babasónicos y la suavidad de Milton Mahan de Dënver; su corporalidad (su delgadez, su cara alargada y su movimiento sobre el escenario cuando deja los instrumentos) se parece por momentos a la de Alex Anwandter; sus intervenciones en el escenario, sus incendiarias declaraciones en algunas entrevistas y hasta su cortante fraseo en las melodías de voz remiten a ratos a Cristóbal Briceño. Si bien es notoria la herencia de todos estos frontman, García es dueño de una personalidad y estilo propio (ese aro en su oreja izquierda ya es marca registrada) que podría seguir creciendo con el tiempo.

    Planeta No tiene todo un futuro esplendor por delante. Garín en la batería posee una personalidad protagonista tanto vocal como rítmica, Molina administra el beat con la precisión exacta para sostener los trabajados arreglos melodicos y armónicos e incluso la presencia como invitado del guitarrista Felipe “Chiqui” Herrera (productor de ‘Señorita’ y quien además trabaja con Gepe y Nicole) es muestra de que la calidad de las canciones es sostenida por talentosos y disciplinados profesionales de la música. El lanzamiento de ‘Odio’ fue el primer gran paso de un nombre que tiene todas las condiciones para convertirse en el más fresco referente de la próxima generación del nuevo pop chileno. Y por el bien de la música nacional, esperamos que sigan en este camino.

    Setlist

    1. Odio
    2. Ami, el niño de las estrellas
    3. Años 90
    4. Maricón Zara
    5. Vacaciones de invierno
    6. Ser y deshacer
    7. Casa okupa
    8. Piña express
    9. Ya no veo mis zapatos
    10. El camino natural
    11. 64
    12. Zapatillas con luces de color
    13. El campo
    14. Señorita
    15. Sol a sol
    Sigue Leyendo Aquí Deja tu Comentario
    VIDEO DESTACADO

    Ahora en MQLTV

    Comentarios