• Videos
  • En Vivo

MQLTV.COM

En vivo

Película e histeria

El show de Los 33: La mejor publicidad a una ideología que dice no serlo

El estreno de Los 33 -película basada en el rescate de los trabajadores atrapados en la mina San José a causa de las malas condiciones laborales en que hacían su trabajo- ha llenado de publicidad las pantallas, las calles e incluso a la opinión pública, la cual celebra a este film que retrata aquella historia “épica” acontecida en Chile durante el 2010. Pero lo que se hace, más allá de su argumento del film, es intentar negar todo lo sucedido y convertir la tragedia en espectáculo. Las facciones de sus actores son muy distintas a las de los mineros atrapados y las historias, por otro lado, tratan de transformar en epopeya un hecho lamentable para la historia reciente de nuestro país. Se busca transformar a las víctimas en héroes para así no reparar realmente sus vidas.

Y es que pareciera que nuestra memoria es frágil. Que buscamos la glorificación del lamentable hecho que llevó a estos 33 hombres a estar atrapados en una mina por mucho tiempo: el pragmatismo empresarial. Porque en vez de condenarlo lo estimulamos para que siga actuando de la misma forma. Porque al no darnos cuenta que lo que hizo Piñera con el rescate no fue más que tratar de tapar una realidad del empresariado. Ese empresariado que, con tal de reducir costos, no le importa hacer trabajar a sus empleados en las peores condiciones. Esa espectacularización fue su manera de apostar a un rescate que trató de hacernos olvidar que en Chile aún hay personas que no tienen las condiciones necesarias para realizar su trabajo. Y parece que lo han logrado.

Lo de los 33 no es acto del cual enorgullecernos. Al contrario, es una prueba más de por qué hay cosas urgentes que cambiar la manera en que concebimos las relaciones laborales en este país.

Es la idea de negarnos. De tratar de no parecer nosotros y no resolver nuestros problemas, sino que taparlos con actos, con grandes fiestas que no solucionan nada y que no mitigan las causas de los problemas que vivimos, sin importar la resaca inminente. Cabe recordar que de esta idea se han servido aquellos que están en busca de un nuevo gobierno de derecha en la próxima elección. Es mejor embriagar a los ciudadanos y a los protagonistas de esta historia antes de contarles la verdad. Antes de que se den cuenta de que no han sido más que los principales instrumentos para hacer prevalecer una ideología que se disfraza de tecnicismo, de pragmatismo, de acción en momentos en los que un gobierno tiene problemas para realizar sus reformas. Esas reformas que los mismos que se pusieron parcas rojas hoy acusan de ideológicas mientras asisten a un show comercial que glorifica su dogma. Su cultura de reparar, pero no cambiar. De parchar pero nunca reformar este sistema que se disfraza de la realidad, en un país en donde la lo real está muy desfigurado, debido que hemos jugado mucho con ello.

estamos bien en el refugio

Lo de los 33 no es acto del cual enorgullecernos. Al contrario, es una prueba más de por qué hay cosas urgentes que cambiar la manera en que concebimos las relaciones laborales en este país. Es la demostración misma de por qué urgen reformas serias. Sin embargo, como todo en Chile, los victimarios se han transformado en las figuras estelares en una alfombra roja que carece de historia y que se detiene en el punto exacto en que se buscó reparar el sufrimiento de estos hombres, pero no en las causas. Estas son olvidadas, dejadas de lado y subvaloradas entre esos hombres de negocios que se vuelven a acordar de los mineros cada cierto tiempo, cuando les resultan rentables, cuando deben dejar de lado las cientos de evasiones al fisco que los persiguen y que les recuerdan los vicios de ese sistema que encuentran un una extensión de su cuerpo. Un órgano más.

Esa espectacularización del rescate fue una manera de apostar a un rescate que trató de hacernos olvidar que en Chile aún hay personas que no tienen las condiciones necesarias para realizar su trabajo.

Hoy en día se está tratando de dar un golpe mediático para fortalecer la idea que tenemos de cómo debe funcionar nuestro país. Es una propaganda. Una manera para que en el fondo dejemos todo cómo está. Total se reacciona rápido y no estamos tan mal, al contrario podemos salvar a personas atrapadas en su lugar de trabajo. El problema es que no quieren que nos preguntemos por qué estuvieron atrapadas. Cómo llegaron a estarlo. Qué medidas se tomaron antes y después de lo sucedido. Nada de eso importa. Mejor sigamos sonriendo ante las luces.

Sigue Leyendo Aquí Deja tu Comentario
VIDEO DESTACADO

Ahora en MQLTV

Comentarios