• Videos
  • En Vivo

MQLTV.COM

En vivo

Debate antimachista

¿Es realmente despreciable el neojote feminista?

El pasado viernes 27 de marzo apareció un artículo en la Revista M de LUN que me produjo mucha curiosidad. “Alerta sanitaria: aterriza en Chile el neojote feminista”, se titulaba una nota que describe cómo ha proliferado un nuevo tipo de hombre en el último tiempo: uno oportunista; el cual, haciéndose partícipe de causas pro-equidad de género y/o feminismo, pero sin saber realmente de estos temas, busca conquistar mujeres o ganarse su simpatía, haciéndoles creer que está con ellas en su lucha.

El artículo afirma que este tipo de hombre no apoya la causa realmente por principios, sino que “lo hace sólo para empatizar con la nueva mujer chilena”. Es sorprendente que alguien plantee la empatía -la capacidad de ponerse en el lugar del otro- como un problema. Precisamente, la búsqueda de participación masculina en temas de equidad de género (en el tema del acoso callejero, por ejemplo) es vital para generar comprensión y grados de empatía en la sociedad respecto a problemáticas asociadas a la desigualdad de género.

neojote feminista lun

En lo intelectual, plantea que el neojote feminista es un tipo que, para agradar, “podría incluso llegar a citar a Julieta Kirkwood o a Simone de Beauvoir, pero nunca se ha leído un libro completo. A lo más, ha llegado vía Google a sus páginas de Wikipedia”.

Primero, es importante aclarar que para ser pro-feminista y pro-género no es requisito haberte leído el ‘Segundo Sexo’ completo o manejar en detalle la teoría de deconstrucción de Judith Butler, sólo basta con tener un enfoque crítico respecto a cómo hemos sido educados/as en esta sociedad. Chile es un país altamente machista, por lo que es probable que muchos hombres jamás hayan escuchado los nombres de estas autoras y desprecien la palabra feminismo sin saber realmente qué es. Incluso, ya es un gran mérito que busquen en Internet personajes que en nuestra sociedad son totalmente invisibilizadas. Ojalá el 100% de varones se dedicara a googlear sus nombres.

El feminismo es trabajo y reflexión diaria y, por lo mismo, no deberíamos espantar a ese pequeño porcentaje del 50% de la población que, al final del día, queremos que nos apoye.

La autora se refiere también al neojote feminista en el ámbito público, afirmando que “si hay marcha del día de la mujer, la conversación con los amigos será ‘vamos, va a estar lleno de minas'”. Si ella es realmente feminista, sabrá que la crítica a las relaciones y a la desigualdad de género es un ejercicio complejo y progresivo. Seguramente este personaje diga cosas consideradas “machistas”, pero en esta sociedad no existen personas totalmente libres de machismos.

Ser feminista o pro-feminista es un ejercicio diario de reflexión, en el cual poco a poco nos vamos dando cuenta de cosas que, por muy comunes que nos parecían, pueden contribuir a una desigualdad. Es muy poco realista tratar despectivamente a alguien porque diga a un amigo “esa mina está rica” y al mismo tiempo empatice con la lucha contra el acoso callejero, eso es no comprender en lo absoluto cómo operan los procesos de cuestionamiento social y participación de varones en temas de búsqueda de equidad de género. ¿O acaso creen que es un botón ON y otro OFF?

futuro feminista

En los puntos finales se habla de la participación de este tipo de hombres en las redes sociales y en lo íntimo: seguirá al OCAC en Twitter y le pondrá likes a estados de Facebook feministas, pero cuando le toque hablar de otras mujeres saldrá a la luz todo su machismo encubierto. Tal como mencioné antes, apoyar algo y simpatizar con el feminismo no te libera de ser machista (es un proceso). Siempre se valorará que hombres pongan “me gusta” a causas que muchas veces están llenas de comentarios misóginos. Siempre la equidad quiere sumar y no restar gente.

En vez de criticar la existencia del neo-jote feminista, sería más provechoso criticar la estructura clásica del joteo y cómo esto es, en sí mismo, una desigualdad de género. Si es esa la realidad que el texto describe, existen jotes mil veces peores y machistas. Si no cuestionamos la lógica del joteo y sólo nos fijamos en el estereotipo, este jote corresponde a uno de los menos peligrosos, ya que -en palabras de la misma autora-: es empático con la desigualdad de género, va a la marcha del 8 de marzo, le pone “me gusta” al OCAC y al menos sabe quién es Simone de Beauvoir. Es evidente que el machismo aún opera en él, recuerde que así es cómo lo educaron, pero al menos tiene nociones de algo que el 90% de los hombres en este país no tiene.

Es mil veces mejor que sigan apareciendo neojotes feministas a que se reproduzcan los jotes misóginos sin la más mínima empatía por las causas de género.

Finalmente, ¿conocen algún hombre totalmente libre de machismos? Es muy difícil que existan hombres (o mujeres) totalmente libres de esta cultura. Entonces, si nos pusiéramos a seguir los consejos de la nota, amigas feministas: no se relacionen con ningún hombre jamás. Es iluso pensar que si un chico aparece en la marcha del 8 y te invita a salir, pero se le sale un “eres muy señorita”, es un chanta inconsecuente. El feminismo es trabajo y reflexión diaria y, por lo mismo, no deberíamos espantar a ese pequeño porcentaje del 50% de la población que, al final del día, queremos que nos apoye. Él, tal como nosotras, lucha con su educación y formación.

Una comprende que el artículo puede estar escrito en tono de talla y que, más que denunciar a los feministas varones, busca desenmascarar a los chantas a secas; pero si nos quedamos sólo con el estereotipo y no cuestionamos la lógica del joteo -la verdadera desigualdad-, el ejercicio resulta incluso algo controversial. Porque, al final del día, es mil veces mejor que sigan apareciendo neojotes feministas a que se reproduzcan los jotes misóginos sin la más mínima empatía por las causas de género.

Sigue Leyendo Aquí Deja tu Comentario
VIDEO DESTACADO

Ahora en MQLTV

Comentarios