La comunicación fue publicada por el periódico Milenio Noticias, obtenida por áreas de inteligencia del gobierno federal. En el audio se escucha cómo el líder criminal da a los asesinos una orden clara: “Entran, accionan y se salen”.

El objetivo eran tres agentes de la Policía federal que comían en el mercado central de esa localidad cuando fueron asesinados en otro acto de total impunidad de los líderes del narcotráfico contra las autoridades mexicanas. A continuación, la transcripción:

22

“El Marino”: (ruido)

Sicario: Ahí te mandé esa madre…

“El Marino”: ¿Qué cosa?

Sicario: El fierrín.

“El Marino”: ¿El qué?

Sicario: El fierrillo.

“El Marino”: Ah, órale.

Sicario: ¿Ya llegó ese güey?

“El Marino”: Este, ¿”El Pelón”?

Sicario: No, el otro güey, “Largo”.

“El Marino”: (ruido)… Lo llevemos para allá.

Sicario: ¿Eh?

“El Marino”: ¿Que te lo llevemos para allá o qué?

Sicario: (inaudible)

“El Marino”: No mames, güey; te dije que no llevara nada, bueno… ya lo recibieron güey.

Sicario: Ah bueno… todavía no pasa esa madre.

“El Marino”: Irá carnal…

Sicario: Échele.

“El Marino”: No más como van: entran, accionan (el arma) y se salen.

Sicario: Simón, Simón, no pues yo traigo sueño, ahorita me voy a regresar a dormir… (ruido)… me regreso.

“El Marino”: Sale pues, güey.

Sicario: Sale.

La policía capturó a “El Marino” y también a Juan Hernández Nuñez, nombrado en el audio como “El Pelón”, y a Alan Noel Maciel, “El Largo”. Los tres narcotraficantes son parte de una organización que tiene presencia en ocho municipios y su influencia es clave en la región montañosa. Se dedican a la siembra y tráfico de droga. Mantienen su poderío mediante la extorsión y secuestros habituales en su zona de influencia.

La relación de la banda criminal con la política local es de público conocimiento, ya que Bernardo Ortega Jiménez es hermano de uno de los líderes de “Los Ardillos” y fue diputado local por el municipio de Guerrero.