• Videos
  • En Vivo

MQLTV.COM

En vivo

La pelota sí se mancha

Ese gran engaño llamado FIFA

La detención de altos dirigentes de la FIFA en Zurich no ha dejado indiferente a nadie. Los cargos que se les imputan -cómo no- están dentro de un caso de corrupción que sobrepasa los 100 millones de dólares. Reconozcámoslo: ellos no se vienen con chicas. Y es que tal vez esta organización es la prueba de que en el mundo hay temas oscuros que todo el mundo conoce pero nadie se atreve a decir en voz alta. Es decir: la FIFA es ese elefante gigante que, aunque todos conozcamos sus delitos, sigue rigiendo el principal deporte del planeta y hasta tiene el descaro de impartir disciplina.

Esto último siempre me ha llamado la atención. Personalmente no soy muy asiduo a ver fútbol y solamente conozco los nombres de los jugadores que cualquier persona sin conocimiento alguno en la materia maneja. Sin embargo, esta especie de tribunal de ética al que todos obedecen, sabiendo sus eternas perversiones, me parece curioso. Extraño. Hasta algunas veces peligroso por el poder que tiene y que todo periodista y experto en este afamado deporte le entrega sin darse cuenta.

¿No le parece bastante inmoral que una organización de estas características juzgue a jugadores por mordeduras, patadas o discusiones dentro de la cancha?

Pero a lo mejor lo más llamativo es que se le da un carácter público a una organización privada. O sea: los intereses personales de un grupo de personas le dan forma a un deporte que todos los que lo disfrutan lo sienten como algo público. Como algo que les pertenece a todo quien mire los partidos y griten fuertemente el nombre de su selección, agarrando su camiseta con un puño pétreo que simboliza cuán patriota eres o no. ¿Todo para qué? Simple, para llenar los bolsillos de estos jueces que se erigen como las máximas autoridades de algo que a simple vista se ve muy sano, pero que en el fondo no es más que otro negocio. Otra manera de transformar en marketing el gusto de los ciudadanos. O lo contrario: hacer que quienes aman el deporte de la pelotita crean que sus gustos son solamente eso y no una estrategia bien rentable para seguir ganando dinero.

La FIFA es ese elefante gigante que, aunque todos conozcamos sus delitos, sigue rigiendo el principal deporte del planeta y hasta tiene el descaro de impartir disciplina.

Pero insisto: se les ha dado la categoría de autoridad. Se los ha visto hacer y deshacer frente a los ojos de miles de hinchas y nadie ha hecho nada. Y es que -ahí nuevamente entra el engaño- son empresas privadas que se disfrazan de organizaciones que velan por un bien común. Y desde ese momento quien se sienta embaucado se encuentra que lo que le dijeron que era popular no lo era. Que lo que le contaron que era para representar ciertos valores, tampoco los representaba realmente porque sólo formaba parte de un excelente relato. De un fenomenal engaño.

¿A usted acaso no le parecen graciosas las penas de la FIFA? O para ser más preciso: ¿no le parece bastante inmoral que una organización de estas características juzgue a jugadores por mordeduras, patadas o discusiones dentro de la cancha? A mi sí. Me parece que es parte de ese extraño mundo del “balompié”-para decirlo de manera siútica- en el que la autoridad es dictatorial y nadie dice nada, porque el engaño funciona maravillosamente.

Sigue Leyendo Aquí Deja tu Comentario
VIDEO DESTACADO

Ahora en MQLTV

Comentarios