• Videos
  • En Vivo

MQLTV.COM

En vivo

tabú

FETICHES SEXUALES: Una de cada seis personas los tiene. Especialista explica por qué

Una especialista en sexo, que ha entrevistado a cientos de hombres con gustos eróticos particulares, nos revela todo lo que ha aprendido sobre las llamadas parafilias o fetiches sexuales.

fetish1

La mayoría de nosotros pensaría que fantasear con ser tragado por un animal gigante es una completa locura.

Pero un reciente estudio publicado en la revista científica Journal of Sex Research concluyó que las parafilias, es decir intereses sexuales inusuales, son más comunes de lo que creíamos: Una de cada tres personas ha experimentado con una de ellas en algún punto de sus vidas.

Las parafilias van desde “rarezas” sexuales que nunca antes habías oído, como la excitación con zapatos taco aguja, hasta intereses menos usuales como la fantasía de ser tragado.

Pero ¿Por qué alguien se excitaría con aquello?, ¿Por qué algunas personas sienten placer con las “lluvias doradas” o con el uso de pañales por parte de adultos? El tema es tan fascinante que incluso varios profesionales han dedicado sus carreras al estudio de las parafilias.

Como la neurocientífico y escritora Debra W. Soh, quien tiene un particular interés por lo que sucede en las mentes de aquellas personas que se estimulan con formas alternativas de experimentar el sexo. La especialista comenta que cuando los pacientes llegan a su consulta, se encarga de realizarles un estudio de imagen por resonancia magnética funcional (FMRI, por sus siglas en inglés) por varios minutos, donde escanea sus cerebros. Luego de esto, les realiza una entrevista en relación a sus vidas sexuales.

No es necesario señalar que el trabajo de Soh nunca es aburrido. Una estimación de los profesionales que se dedican a investigar el sexo, señala que existen alrededor de 549 tipos de parafilias.

Así que para aquellos que desconocen el tema, les presentamos seis fascinantes fetiches sexuales que tienen los hombres y sobre los cuales vale la pena aprender.

Lluvia dorada: ¿Por qué a algunas personas les encanta?

fetish2

Las personas que se sienten atraídas hacia la urofilia, también conocida como “lluvia dorada” o deporte acuático, disfrutan orinar a sus parejas sexuales, ser orinados por ellas, o ambas. Aproximadamente un 9% de hombres sienten este interés sexual, según lo sugerido por diversos estudios

Según los hombres que se sienten atraídos por la lluvia dorada,  el compartir desechos humanos, por muy asqueroso que parezca, “crea un lazo especial en las parejas”. Claramente, dos personas necesitan compartir un cierto nivel de comodidad con el otro si van a orinarse.

“Es como si estuviera compartiendo mi amor”, comenta Hugo, un veinteañero universitario que disfruta orinando a sus parejas sexuales.

Para algunos hombres, mientras más asqueroso o tabú sea el acto, este resulta más excitante en términos sexuales. Otros señalan a Soh que les excita la humillación que sienten al ser orinados.

Ropa de mujer: ¿ Por qué a algunos hombres les gusta vestirla en secreto?

fetish3

Muchos, si no todos, los hombres heterosexuales (y que a su vez se identifican como hombres)  que tomaron parte de los estudios de Soh, señalaron que el vestuario femenino, como los zapatos y la ropa interior, eran sexualmente excitantes.

Es una de las parafilias más comunes. Un estudio de la Universidad de L’Aquila, en Italia, analizó el contenido de foros de discusión en internet y estimaron que un 32% de los hombres tenía un interés sexual hacia los zapatos de mujer, mientras un 12% tenía su fijación puesta en la ropa interior del sexo opuesto.

Pero la diferencia entre un hombre que se excita con un calzón versus un hombre con un verdadero fetiche de ropa femenina, es que la mayoría de los hombres si tiene la oportunidad preferiría tener sexo con una mujer real en vez de masturbarse solo con una tanga en la mano.

Para Alex, un funcionario de la salud de 36 años que se dedica a coleccionar ropa interior femenina, esta es un símbolo de feminidad. Y por eso cree que lo excita tanto.

Para muchos hombres, este interés tiene su origen en experiencias a corta edad con ropa femenina que pertenecieron a miembros de su familia o amigas.

“Mis primer recuerdo en relación a esto es el estar jugando a las escondidas en el closet de mis padres y encontrarme rodeado por la ropa interior de mi madre” señala Alex. “De alguna forma terminó convirtiéndose en algo sexual, y así ha permanecido desde entonces”.

Sploshing: ¿ Qué es y por qué a algunas personas les gusta?

fetish4

El fetichismo mojado y sucio (también conocido como Sploshing) consiste en cubrir el cuerpo de tu pareja o el tuyo con sustancias que ensucian como comida, pasteles, manjar, crema, barro o pintura.

Los investigadores del tema no saben exactamente cuán común es este fetiche, pero sospechan que es mucho menos común que la lluvia dorada.

Los hombres que practican el sploshing simplemente se sienten excitados al sentir las distintas texturas sobre su piel.

A veces lo practican desnudos, pero lo más usual es que estén vestidos completamente con ropa fetiche, como el látex. Otros prefieren asumir un rol de espectadores mientras ven a sus parejas gozar mientra se ensucian.

“Desarrollas tu creatividad”, señala David, un obrero de la construcción divorciado y amante del sploshing. “Me gusta experimentar con distintas combinaciones de comida”.

También señala que le gusta poner plástico en el piso, en la cama o bien practicar el sploshing en la tina del baño para facilitar la limpieza después de saciar sus deseos.

Diaperism: ¿ Por qué algunos adultos aman el uso de pañales?

fetish5

A los adultos que aman usar pañales como si fueran bebés les encanta ser cuidados como uno por sus compañeros o bien cuidar a otros adultos.

Dicen que se excitan con la sensación de usar un pañal y ensuciarlo. Algunos incluso incorporan otros artículos relacionados al mundo de los bebés como cascabeles, mamaderas y peluches, en sus vidas cotidianas.

Este debe ser uno de los fetiches sexuales más extraños que existen.

El hecho de fingir que son un bebé les recuerda a estos hombres de una época en que la vida era mucho más fácil, comenta Soh sobre la explicación que les dan sus pacientes.

“Es recomfortante saber que alguien está cuidando de mí”, le comenta Víctor, un inversionista jubilado.

El usa pañales mientras se masturba y fantasea sobre ser tratado como un bebé mientras tiene sexo con su esposa.

Feederism: ¿Qué es y por qué algunas personas lo practican?

fetish6

Los “Feeders” (alimentadores) son personas que se excitan con el hecho de alimentar a sus parejas con comidas altas en calorías, mientras los “Feedees” (alimentados) sienten placer en ser alimentados hasta que se sienten incómodamente llenos. Algunos de ellos quieren engordar hasta el punto en que no puedan moverse.

Los científicos no saben cuán común es exactamente la práctica del feederism, aunque al parecer la incidencia de este fetiche sería baja.

Considerando la cercanía que tienen la comida y el sexo en nuestra cultura, no es tan sorprendente la existencia de este fetiche.

Los factores de dominancia y sumisión también son parte de lo que convierten al feederism en un fetiche sexual, como describen quienes lo practican.

Los Feedees se sienten empoderados al tener un compañero que atiende sus necesidades al alimentarlos, mientras los a los Feeders les gusta tener el control sobre el tamaño que va adoptando el cuerpo de sus parejas y sobre lo que comen.

Cuando se trata del sexo en sí, la alimentación es un elemento que es visto como un “juego previo”. Además las caricias en sus prominentes estómagos son parte de la actividad erótica usual que tienen esta tribu de fetichistas.

Vorarefilia: ¿Qué es y por qué algunos aman este fetiche?

fetish7

Los amantes de la vorarefilia fantasean con el hecho de ser tragados, vivos, por un animal gigante u otro ser vivo, atravesar el sistema digestivo y ser expulsado de este como una deposición.

No se conoce por el momento una estimación de cuantas personas son amantes de este fetiche, pero un estudio australiano señala que esta parafilia es poco frecuente.

Pedro, un informático de 24 años, señala que no está interesado en ser realmente comido por una serpiente.

“Es solo una fantasía” señala, mientras explica que existe algo reconfortante  sobre la idea de pasar a ser parte de otra criatura viva al ser comido.

Debido a que es imposible llevar a cabo esta practica en la vida real, sin sobrevivir claro está, muchas personas que tienen este fetiche se inclinan a escribir historias eróticas sobre ser comidos, en vez de mirar pornografía o tratar de llevar a cabo esta fantasía con sus parejas sexuales.

Sin embargo, Pedro comenta que tiene amigos que han construido sus propios animales artificiales a escala para experimentar el proceso de ser digerido.

¿Qué hacer si tienes un fetiche “extremo”?

Si tienes gustos sexuales considerados “extremos” te contamos que no estás solo en el mundo, no son pocos los grupos y foros en internet, e incluso sitios de citas de nicho que ayudan a que las personas con intereses tan particulares se reúnan.

FetLife, sitio conocido como el Facebook para personas con gustos sexuales alternativos, es un sitio muy popular, o también existen sitios mainstream como OkCupid, que te permiten especificar tus fetiches y lo que andas buscando en una pareja.

No significa que algo malo ocurra contigo tampoco. Muchos de los hombres de los que Soh atiende en su consulta son exitosos, tienen vidas sociales activas, relaciones amorosas saludables, y sus parejas los apoyan con sus fetiches sexuales.

El tema de fondo aquí es que los fetiches sexuales son comunes, así que no tendrías porqué temer en contarle a tu pareja sexual qué es lo que te gusta. Podrías terminar sorprendiéndote gratamente sobre lo felices que se sentirían en complacerte.

 

 

Sigue Leyendo Aquí Deja tu Comentario
VIDEO DESTACADO

Ahora en MQLTV

Comentarios