• Videos
  • En Vivo

MQLTV.COM

En vivo

Así Tal Cual

Historias de MSN Messenger, el chat de una generación

Escrito por MQLTV

    *Por Gabriel Gutiérrez / Así Tal Cual

    ¿Alguien se acuerda de la vida sin Internet? Yo, por lo menos, no mucho. Y es que en los tiempos antiguos muchos tuvieron computadores, pero no Internet. ¿Y que se podía hacer con eso? Bueno, ponerse a ejercitar tus dotes de artista en el Paint usando el mouse con un pulso digno de persona con parkinson y terminar con un dibujo más horrible que Negro Piñera sin boina; o si no, ahí estaba la querida Encarta, ese CD pirateado que decía “Encarta” con plumón encima y que te lo habías conseguido con alguno de tus amigos o compañeros de la escuela; aunque también podías estar dándote la paja de jugar toda la tarde el Solitario, el Buscaminas, el jueguito del Paint que venía en Windows XP o haberte conseguido con el mismo compañero traficante de CDs el último “Conejo lector”.

    Pero se acabó la pobreza, el Internet comenzó a hacerse más masivo y las redes virtuales de comunicación empezaron a expandirse por nuestro país más rápido que diputado subiéndose el sueldo. Porque Internet era algo novedoso, algo que por sobre todo garantizaba algo nuevo y demasiado tentador: una comunicación fluida e instantánea con quien quisiéramos en todo el mundo. Y dentro de esa comunicación, surgieron un montón de opciones con las cuales podías conversar con gente conocida o desconocida: los típicos foros de comienzo de los 2000 con guatones pajeros que vienen siendo como los abuelos de los guatones pajeros actuales de Jaidefinichon, el chat de Terra, que era un lugar perfecto para jotear y conocer minas o para ser un pedófilo en potencia. Pero dentro de esto, no puedo dejar de lado a la más épica de todas, la histórica, el tiranosaurio rex de las comunicaciones actuales, el fósil más querido por todos pero que ya se extinguió: ¡MESSENGER! Porque sí, Messenger no fue cualquier cosa, sino que vino a revolucionar a toda una juventud criada en los años 2000, con las hormonas movedizas hasta casi explotar, y que necesitaba conocer personas o comunicarse con otros.

    Los “dame tu WhatsApp” de ahora son la versión moderna del “dame tu Messenger” antiguo, que en realidad en traductor Ladysoft significa: “me quiero pelar contigo”.

    Y ahí estabas tú, un joven pokemón del 2006 que luego de haberse visto todo El Diario de Eva y sus temas tan interesantes y de interés social como “Quiero ser hardcore pero mi mamá no me deja”, necesitabas comunicarte y conversar con tus amigos, así que tenías dos opciones: 1) ser pudiente y meterte a Internet desde tu casa o 2) juntar las chauchas para ir al ciber y meterse una hora a Messenger desde ahí. Lo primero que uno hacía era abrir la ventana, ingresar su correo electrónico y su contraseña y la magia se hacia. ¡Pero ojo! Que no era cualquier messenger pos gaiah, ¿que te creí?, sino que tenía que ser uno especial: el Messenger Plus.

    Porque en realidad el Messenger normal era bien fomeke, pero con el plus hacías magia: podías enchular y ponerle temas y, por sobre todo, podías ponerle tantos colores a tu nick que la persona que te leía casi le daba un ataque de epilepsia. Cuantos nicks como Elh_brayyattann_bellakitox_xXx repleto de colores y letras de diferentes portes habré visto por mi vida. Y ojo, que en los tiempos de Messenger el nick era importante po, era tu carta de presentación a la humanidad, tu carnet de identidad, así que pa que quedara bien bonito y perfecto el truco mágico era agregarse como contacto a uno mismo y así ver como quedaban los colores del nick. ¡Antes muerto que sencillos y azikalao!

    messenger plus

    Y en realidad, uno se metía a Messenger pa dos cosas específicas: o decirle algo en específico a un amigo o ver si estaba conectado la persona con la que te joteabas, porque si algo sabía Messenger era hacer parejas. Los “dame tu WhatsApp” de ahora son la versión moderna del “dame tu Messenger” antiguo, que en realidad en traductor Ladysoft significa: “me quiero pelar contigo”. Y ahí estaba uno, buscando entre cientos de nicks multicolores y letras bellakas a quien te gustaba.

    Típico que uno de primera se conectaba en modo invisible pa que nadie te hablara y si esa persona estaba conectada te ponías en visible automáticamente. Pero, pasaron los segundos, los minutos, las horas, los años y… ¡NO ME HA HABLADO! ¡Esto no puede ser! ¿Y la respuesta sencilla? Que uno le hablara… ¡PERO CÓMO SE TE OCURRE QUE UNO LE IBA A HABLAR! ¡NO, UNO TIENE ORGULLO, ASÍ QUE ESA PERSONA TE HABLE! ¿Y que hacer en este caso? Otro truco sacado debajo de la manga del mago: conectarse y desconectarse millones de veces para que a esa persona le apareciera el cuadradito de que estabas conectado. Y ahí estaba uno, conectándose y desconectándose durante 34 horas seguidas, hasta que esa persona te hablara.

    Cuantos nicks como Elh_brayyattann_bellakitox_xXx repleto de colores y letras de diferentes portes habré visto por mi vida.

    Es que en realidad Messenger era como una vitrina, una donde uno tenía que mostrarse al mundo y hacerse respetar. Era como el barrio, pero virtual. Y así como en el barrio está la típica persona que anda todo el día con una polera musculosa, con la guata al aire, unas chalas Zico y la música cumbia a todo volumen para que todos escuchen, en Messenger no era tan diferente. ¿Y qué hacía uno para eso? Buscarse el típico plugin pa Windows Media Player que hacía que tus contactos vieran las canciones que estabas escuchando. Y loco, con las canciones uno podía saber toda la vida privada de las personas. Si se puso a escuchar un disco entero de Daddy Yankee, andaba joteándose a alguien; Si se escuchó la canción más cortavenas de Luis Fonsi, entonces tenía problemas con su pareja; si te escuchaste 20 canciones de Evanescence, erai un emo que toda su vida se veía en blanco y negro; y si te pasabai escuchando todo el día “Track 01 – Unknown Artist”, no tenias idea de cómo descargar una canción. Y como que las canciones además no servían sólo para que la gente viera lo que escuchabas, sino que con ellas te ponías a dar palos a diestra y a siniestra a tus contactos.

    Porque insisto, en Messenger uno se hacia respetar po. ¿Que podís hacer en Facebook ahora, aparte de dar toques y quedar como un degenerado? No, en Messenger uno se hacía respetar ante la gente. Si te hablaba, o me respondís al tiro o te bombardeo con zumbidos. Meto mi mano en modo Dichato y comienza a moverse tanto que hace 300 clicks por segundo al mouse para enviarte zumbidos hasta que me pescaras. Y cuando llegabas hasta el límite de que la ventana te decía “Usted no puede enviar más zumbidos” es porque habías hecho un trabajo exitoso. Porque loco, en Messenger había que afrontar a tantos tipos de personas, que si no te volvías loco y terminabas en El Peral, era por pura suerte. Y uno tenía que generalmente afrotar a 4 tipos de personas específicas dentro del MSN:

    emoticons messenger
    1. El “Nunca estoy”: La típica persona que se ponía en modo “No Disponible” durante las 24 horas, los 365 días del año. O sea, ¿Pa que te conectái si no vái a responder nunca?
    2. Los “Chicos-cadena”: La persona con la que jamás hablaste en la vida, esa que no te decía ni hola ni le importabas si respirabas o no.. pero que pa lo único que te molestaba, era para enviarte cadenas. “Si no reenvias esto a 9 personas, vas a morir de ébola, cáncer y de un ataque del ISIS en 5 minutos”. Ayayai.
    3. El que todo te lo decía con emoticones: Ya, está bien, los emoticones son tiernos y sirven para demostrar sentimentos y etc. Pero había gente que no te decía nada con palabras y todo lo que te respondía era siempre emoticones. Una de dos: o no sacaron IV° medio y no sabían escribir o tenían un PC sin teclado.
    4. Los que chateaban por nick: Esa típica gente que no te hablaba, pero que te decía todo por palos en su nick o en su mensaje secundario. Ya, gracias por ser taaaaan piola para decirme alguna cosa secreta.

    Otro truco sacado debajo de la manga del mago: conectarse y desconectarse millones de veces para que a esa persona le apareciera el cuadradito de que estabas conectado.

    Pero en fin, hace un par de años que el MSN murió, y junto con él murieron grandes recuerdos de mi adolescencia. Mal que mal, en los tiempos en que todo era más difícil, el Messenger fue la tremenda opción de poder juntarme con amigos o compartir con gente que no podía ver en persona. Además, Chile le debe mucho a MSN, más que mal, cuantas guaguas habrán nacido producto de relaciones por Messenger. ¡Así que viva Chile, que viva MSN, y que muera Skype!

    Sigue Leyendo Aquí Deja tu Comentario
    VIDEO DESTACADO

    Ahora en MQLTV

    Comentarios