• Videos
  • En Vivo

MQLTV.COM

En vivo

No tienen remedio

La colusión de las farmacias y el Chile descorazonado

Por lo general, los más ortodoxos economistas neoliberales dan como fundamento de una economía de libre mercado desregulada el hecho de que el mercado se controla solo. Siempre nos dijeron que la intervención del Estado en toda esa materia creaba monopolios estatales que desembocaban en apropiaciones de parte de quienes formaban parte de este “monstruo”, lo que no dejaba que el libre emprendimiento pudiera democratizar más la economía. Porque eso siempre nos dijeron: la libertad de emprendimiento en un mercado sin regulación es una de las grandes recetas para la gran libertad.

Lo que se les olvidó contarnos es que el Estado en materia económica puede marcar límites y hacer que, dentro de lo posible, esa libertad sea igual para todos y que no sólo algunos puedan experimentarla. No nos dijeron tampoco que la nula presencia de regulación muchas veces daría pie para que grandes empresas hagan lo que fuera con tal de vender y de hacer de todo un gran negocio. Incluso de la salud y los medicamentos.

Nos quitaron toda concepción de comunidad, de respetar al otro y sus dolencias con tal de hacernos crecer económicamente y despolitizarnos.

¿Se les habrá olvidado realmente? Claramente no. Es una manera de ironizar al respecto. Lo tienen claro y siempre lo supieron, sino que no nos quisieron contar porque, aunque ante sus oídos sonara bastante agradable, lo cierto es que frente a los de los demás ciudadanos no parecía más que un negociado bastante conveniente para quienes negocian con aspectos tan delicados de la vida humana.

Pero al parecer todavía no se toma conciencia de este negocio. Se mira como algo que solamente corresponde a un jugueteo comercial, a algo que ya está tatuado en nuestra concepción de la realidad. Esto lo digo porque ayer miércoles 24 se dio a conocer la absolución de diez altos ejecutivos de farmacias en el caso de la famosa colusión que tuvo como objeto la alteración fraudulenta de los precios de medicamentos. Esto, claro, en pro de la libertad económica, de la ausencia del malvado Estado que lo único que intenta es que estas prácticas sean reguladas desde un principio.

farmacia medicamentos

Ese es principalmente el problema: hablamos del Estado pero no lo hacemos actuar como órgano prevención ante estas prácticas que vulneran a las personas en pro de un ejercicio libertario mal entendido que se conjuga con la avaricia de quien no concibe a la sociedad como la ley de la selva y se beneficia de ello. Lo ponemos a penalizar actos que finalmente no penaliza, porque no tenemos conciencia de lo importante de su presencia, de lo que significa una vez bien articulado en una democracia que se precie de tal.

Es el libertinaje económico en el que hemos nacido y en el que hemos crecido por años. Es la manera en que hemos comprendido todo, absolutamente todo, como una forma de poder hacer más rentable una empresa aunque detrás de ello haya personas y familias. No importa, porque nuestra preciada libertad está por sobre todo. Y más aún si es que soy más fuerte que el otro, ya que serlo me da al parecer una licencia para aplastarlo y seguir sonriendo como si no pasara nada.

La nula presencia de regulación muchas veces daría pie para que grandes empresas hagan lo que fuera con tal de vender y de hacer de todo un gran negocio. Incluso de la salud y los medicamentos.

La colusión de las farmacias es la prueba de que Chile se reconstituyó con los estándares morales sumamente trastocados. Nos quitaron toda concepción de comunidad, de respetar al otro y sus dolencias con tal de hacernos crecer económicamente y despolitizarnos. Nos cambiaron las ansias de construir un país más justo que tuvimos en los ’70 por la de abultar nuestra billetera sin importan el motivo. Nos quitaron el corazón, para en su logar poner un gran gráfico. Un gran cúmulo de números que nos hicieran poner contentos con lo que hemos acumulado, abarcado.

Sigue Leyendo Aquí Deja tu Comentario
VIDEO DESTACADO

Ahora en MQLTV

Comentarios