• Videos
  • En Vivo

MQLTV.COM

En vivo

MQLTV Interview

La juventud contemporánea de Álvaro Bley

A medio camino entre la adolescencia y la adultez, Alvaro Bley (24) publicó ‘Discursos desde la juventud contemporánea’, un libro que reúne 11 situaciones del ser joven hoy. A partir del lenguaje coloquial y la apropiación de momentos cotidianos, retrata con humor y asertividad a una generación que nació en democracia y creció en el neoliberalismo.

*Fotografías por Fabián Ortiz

bley álvaro

“Quería hablar sobre juventud, quería probar con una escritura oral y desmitificar un poco esa visión clásica que es como tan idílica de la juventud”, cuenta Álvaro Bley, admirador de los Ases Falsos y Kayne West, hincha de la Católica y, desde hace poco, escritor. “La Claudia entendió rápido mi idea y me acompañó en un taller que estaba enfocado en hacer un libro”, cuenta. Se refiere a Claudia Apablaza, psicóloga y escritora que dio inicio a la editorial independiente Los Libros de la Mujer Rota con este volumen que, con grandes dosis de humor, repasa una serie de situaciones típicas de la vida universitaria santiaguina -la fila eterna para reponer el pase, asambleas donde no hay quórum, carretes fomes y por supuesto, amores y desamores-.

Claudia explica: “Álvaro trabaja con las distintas problemáticas que puede vivir un joven nacido en tiempos de post-dictadura chilena, cruzada por una cierta apatía, frustración. Sus pequeñas luchas frente a un sistema neoliberal en que ha tenido que nacer y crecer. El tono del personaje y su habla son sencillos, desmereciendo gran parte de las novelas escritas en tonos gloriosos y en las que los personajes son siempre héroes perfectos de sus propias historias. Al contrario, el libro de Bley es sencillo y honesto y la impostura y las modas que cruzan gran parte de la narrativa chilena de hoy, están lejos de su propuesta”.

Una especie de fotonovela con diálogos de la juventud: un álbum de Facebook de los carretes en la U, los vasos plásticos de la chela de litro en Pío Nono.

La búsqueda del retrato honesto es una de las ideas centrales del libro, así como la motivación -o desmotivación- de los años post universitarios: “pensé en mucha gente que conozco, que está en la pará de ‘ya salí de la U y no cacho qué hacer’”, comenta. Seba, el protagonista, es un joven que refleja muy bien el espíritu de la juventud que ha crecido en democracia: sabe que tiene metas que cumplir y lo hace, sabe que hay una familia y ciertas expectativas que penden sobre él, pero le cuesta sentir pasión por lo que vive. Estudia, lee sus textos y es consciente de que es un privilegiado, pero se expresa desde una especie de dicotomía entre sus emociones y el entorno, que tiene a la universidad como gran escenario:

“En carreras más académicas se juega una especie de ‘doble vida’ de gente muy seria y muy crítica, cuando la vida ‘normal’ también es muy garabatera y banal. Y fome. Igual quería retratar esa fomedad. De ahí sale mi propuesta, rescatar ese otro lado que me parece más interesante y en el que siento que me puedo desenvolver mejor que en el otro, en el formal”.

Parafraseando a Lena Dunham en la 1° temporada de Girls: ‘Discursos desde la juventud contempóranea’ quiere ser la voz de su tiempo. O, al menos, una voz.

Si los personajes de Bley son actores de un guión que no aprendieron muy bien, el mundo interior de Seba, el narrador, es la trastienda de esa película. Algo así como la parte del carrete que se da en la cocina, el de la talla absurda, el de la confesión borracha. En la vida real, Álvaro egresó de Sociología en la Católica, se apronta a hacer un diplomado en guión y se interesa en el estudio del fútbol como fenómeno social.

¿Cómo influye tu formación académica en la novela?

“Creo que en los tópicos que se tocan, pero no en la forma. Por ejemplo el lenguaje, la juventud, quizás si no hubiese estudiado Sociología no hubiesen aparecido, no habría sido capaz de darme cuenta o reflexionar sobre el medio en que me muevo. Hay que saber abstraerse para entender las situaciones en que uno se encuentra, la capacidad de mirar lo que te rodea. Igual hay un cierto afán académico en la propuesta estética: si todos usamos el ‘hueá’, que se escriba de una forma que sea correcta: hueá viene de huevo que es con hache y además se acentúa en la ‘á’, por lo que lleva tilde. Pero quería que sonara verdadero, no como ‘huevón’, que es muy forzado”.

discursos desde la juventud contemporánea

Nunca mencionas la realidad sociocultural de Seba.

“Fue una forma de salir del encasillamiento. A pesar de que es evidente que es ABC1, con suerte C2, quería que fuera no más. No quise que viviera en una parte muy determinada, porque si digo que vive en La Dehesa es inevitable que se encasille como el cuico. Quería encontrar algo un poquito más universal dentro del contexto en que se mueve”.

A partir de esa búsqueda de la universalidad es que nace esta novela que usa metáforas sin pretensiones: “El 2010 fue el terremoto, asumió Piñera y tocó Arjona en el Festival, pero igual es un año que recuerdo con cariño porque ganó la Católica. Es como un buen ingrediente, como la mayo casera. Creo que cualquier comida mejora con la mayo casera”. Una especie de fotonovela con diálogos de la juventud: un álbum de Facebook de los carretes en la U, los vasos plásticos de la chela de litro en Pío Nono. Una vida cotidiana un poco plana que se construye a partir de la duda. Una mirada dentro de la multiplicidad de discursos que con que ha crecido la generación que fue niño en el 2000 y universitario en 2011, cuando la mayoría del país se reunió en torno al debate sobre la educación. Parafraseando a Lena Dunham en la 1° temporada de Girls: ‘Discursos desde la juventud contemporánea’ quiere ser la voz de su tiempo, o al menos una voz.

Si los personajes de Bley son actores de un guión que no aprendieron muy bien, el mundo interior de Seba, el narrador, es la trastienda de esa película.

—¿Cómo definirías a esta generación, tú generación?

“Hay de todo, es difícil de encasillar. No son pocos los que están como ahí, que siguen en la inercia, gente que va pasando etapas y de pronto se les acaban y no es como que te dís vuelta el juego, tení que seguir y ya no sabí qué hacer. Es como el Grand Theft Auto, el GTA: tení hartas misiones pero si las pasái igual seguí jugando, podí seguir robando autos y matando gente, pero como que ya no tení ninguna misión. Hay mucha gente en eso. Por otra parte, también estamos marcados por el 2011, por las marchas, por la idea de volver a pensar en que hay cosas que no tenís que hacer sólo por ti mismo, sino por los que vienen. En mi generación ya nadie pensaría por qué alguien va a marchar, no se cuestiona, hay una noción más fuerte del otro. A la vez, también veo que se dejan de lado estos ideales, que cuesta llevarlos a cabo por ti mismo, porque a la hora de hacerse cargo de uno mismo, es más complicado, yo encuentro”.

A sus 24 años, Bley personifica muy bien esa cierta complicación por hacerse cargo de uno, por devenir adulto: “Yo no soy adulto porque aún no me voy de la casa. Según los estándares, debería ser adulto, pero no lo soy, aunque también hay muchos otros. Pa mí, por ejemplo, ser adulto es poder llamar por teléfono a alguien mayor que tú y que no conoces y desenvolverte bien, tutearlo”.

álvaro bley

Concurso: Gánate el libro debut de Álvaro Bley con MQLTV

Llévate un ejemplar de ‘Discursos desde la juventud contemporánea’, cortesía de la Editorial Los Libros de la Mujer Rota, contestando una simple pregunta: ¿La palabra “cachái” se debería escribir con tilde o sin tilde? Postea la respuesta, argumenta de la manera más convincente de por qué sí o por qué no y gánate una copia de la ópera prima de Bley. ¡Participa!

La ganadora del libro debut de Álvaro Bley es…

Camila Rojas Sánchez respondió a nuestra pregunta de la manera más divertida. Ella es la acreedora de un ejemplar de ‘Discursos desde la juventud contemporánea’, cortesía de la Editorial Los Libros de la Mujer Rota. Nos comunicaremos contigo por interno. ¡Felicidades!

Sigue Leyendo Aquí Deja tu Comentario
VIDEO DESTACADO

Ahora en MQLTV

Comentarios