• Videos
  • En Vivo

MQLTV.COM

En vivo

Más Claro que nunca

La nueva teleserie de Mega: discriminación y miedo a la realidad

En los últimos días me han llamado la atención algunas cosas. Lo primero es una portada en El Mercurio, donde se entrevistaba a una niña que pidió poder hacerse la eutanasia a Bachelet y que hoy cambiaba de parecer. El diario lo ponía en letras grandes, cuando en todo el debate que hubo al respecto no dijo nada. Sólo le importaba demostrar que ellos tenían la razón.

No estoy diciendo que la gente no pueda cambiar de parecer en temas tan complejos como éste, pero fue curiosa la decisión editorial del diario.

niña eutanasia bachelet

Hace unos días, también, aparecía en el mismo medio (yo lo leí en la versión online) una hija de lesbianas que hablaba mal de su experiencia. Es decir, condenaba este tipo de familias por una vivencia personal. Llevaba lo personal a lo general. Esto, obviamente, también sirvió a las líneas editoriales de ciertos medios que tratan de esconder algo que ya sabemos y promoever la defensa de una sola manera de formar la sociedad y los lazos.

Hoy me entero de otra cosa por el estilo. Es un lema que promociona la nueva teleserie de Mega y que dice que “Cuando falta una mamá se nota”. Uno al respecto -y si busca hacer un análisis más a fondo de algo que a simple vista es una mala idea publicitaria- podría detenerse y hacer algunas preguntas como ¿y eso quiere decir que la mamá tiene que estar todo el día en la casa? o ¿significa que una relación de dos papás sería algo extraño? Tal vez sería un poco paranoico de parte de los medios feministas o gays irse en contra de un simple lema. O tal vez no. Y quizás es bueno preguntarnos qué es lo que se quiere decir o la idea que se quiere transmitir.

“Ése es el principal problema de este lema: pone en las cabezas una idea. La sitúa, por medio de la afirmación, como algo que todos debemos saber que es así”

Es importante partir de la base de que los medios de comunicación crean realidad. Ya parece una especie de cliché entre quienes nos detenemos a ver cada cosa que los periódicos o canales de televisión nos quieren contar. Pero resulta relevante preguntarse si es que estas inofensivas frases no son nada más que eso o son parte de esa creación de realidad.

Yo, para ser mal pensado, diré que es lo segundo. Para fundamentar lo que digo, debo agregar que nunca se debe subestimar el poder de los medios y de lo que nos quieren contar. La ingenuidad de las frases, muchas veces, se nos vuelve potente si es que no leemos y no razonamos.

papá a la deriva

Alguien me podrá decir que es cierto, que hacen falta mujeres en la casa, porque está más ordenada o porque es parte los roles que tiene cada sexo en la sociedad. Otros podrán defender el lema diciendo que un papá y una mamá son esenciales para la vida de un ser humano, a lo que yo podré responderles que la sola idea que plasmó el comercial en sus cabezas ha hecho efecto, ya que no se han preguntado otras cosas. Sólo han ratificado lo que se dice o lo que le dicen que se tiene que decir.

Ése es el principal problema de este lema: pone en las cabezas una idea. La sitúa, por medio de la afirmación, como algo que todos debemos saber que es así. Preguntarse lo contrario parece ser un gran error, aparte de una inmoralidad para los más conservadores. Porque parece que para el mundo conservador enmendar una idea y volver a lo que ellos piensan -como el caso de la niña que pedía hace semanas poder hacerse una eutanasia- es valorable. Los otros cuestionamientos, las otras preguntas y las otras maneras de ver las relaciones y el amor y la estructura sumamente machista en la que vivimos no tienen cabida. Son antojos modernistas, simples desviaciones o perversiones.

“Todavía hay una manera de ver Chile que no tiene nada de distante a los años coloniales”

Aunque nos creamos cada día más avanzados y más movidos por abrir las restricciones del pensamiento y aceptarnos tal y cual somos como sociedad, lo cierto es que aún hay una concepción de familia que reina en nuestras cabezas. Todavía hay una manera de ver Chile que no tiene nada de distante a los años coloniales. Y eso tiene una simple explicación: seguimos pensando según las manías de unos. Nos perdimos en un paraíso neoliberal que nos hizo creer que éramos más libres porque comprábamos, pero seguimos presos en una percepción cómoda para ellos, y que radica en su temor hacia lo real, en el pavor a la realidad. En el pánico a perder el control y a ver a mujeres libres y a homosexuales ejerciendo sus derechos.

Por lo tanto, parece primordial hacer a veces hasta el más pequeño análisis, por más rebuscado que sea, y detectar ese miedo. Y junto con eso sacudirnos ya que no es nuestro, sino que viene de arriba.

Sigue Leyendo Aquí Deja tu Comentario
VIDEO DESTACADO

Ahora en MQLTV

Comentarios