• Videos
  • En Vivo

MQLTV.COM

En vivo

Por Aeropuerto SCL

La UDI versus Neruda: El gran miedo de la derecha chilena a la contradicción

La oposición de la UDI frente a la idea de que el actual aeropuerto Arturo Merino Benítez pase a llevar el nombre del poeta Pablo Neruda, como es de esperar, ha repletado cada rincón de las redes sociales. Cada espacio de expresión ha sido tomado por las opiniones al respecto, sacando la conclusión cierta de que el motivo de esto es por la militancia comunista del ganador del Premio Nobel.

No es errado pensar eso. Claramente Neruda se vuelve un personaje importante y digno de orgullo para cierta elite solamente cuando ésta sale del país y se pavonea con su nombre ante las insistentes preguntas de los extranjeros. En ese momento para ellos no tiene militancia, sino que convenientemente lo sitúan como un ciudadano del mundo. Un representante de las letras nacionales frente al ojo observador del planeta. Ese ojo frente al que no pueden quedar como ignorantes y menos como anticomunistas.

Lo que no entienden es que la complejidad de Neruda- que circula entre militante acérrimo y pensador de Latinoamérica- es lo importante de su personaje.

Sería de una insistencia casi cansadora detenernos en el evidente anticomunismo de la derecha. Es obvio, es lógico y ya tienen todo un discurso que inventaron con tal de desprestigiar toda idea que venga desde esas vertientes. Lograron ridiculizar y satanizar a quienes piensan izquierda durante años y fortalecieron su discurso ideologizado indicando al contrario como el más ideologizado de todos. Por lo que en ese frente es claro que este sector no tiene ninguna simpatía hacia la militancia de Neruda, sobre todo al revisar el carácter incondicional de ésta en todo momento y circunstancia.

Lo que sí sería interesante es detenerse en el miedo que la derecha le tiene a otra manera de ejercer política: la literatura. Ahí muy poca gente ha querido hacer un análisis al respecto, pero resulta importante hacerlo y observar el terror que le tienen a las ideas vagas, a las que se someten a raciocinio, y sobre todo a las que tienden a circulan entre interpretaciones e interrogantes. La literatura muchas veces es eso. Es pensar y poner en la hoja las preguntas más recónditas, esas preguntas que ni siquiera el autor sabía que se alojaban en su cabeza.

neruda

Eso a muchos en la derecha les asusta. Les complica las pocas certezas, porque viven en un mundo lleno de las certidumbres que se crearon para no tener que hacerse preguntas. Para no salir de ese terreno de comfort que se construyeron con placer, con tal de no escuchar lo ambiguo, de no oír las discusiones en los bares ni en todo lugar en el que las ideas circulan errantes en la búsqueda de su discusión. En la búsqueda del debate democrático y de la reformulación de pensamientos.

Por lo mismo es que es más fácil atacar a Neruda por su irrestricta militancia que estaba llena de respuestas. Carece de complejidad enfrentarse hacia ese aspecto muchas veces poco racional del poeta frente a los regímenes comunistas y su nula condena hacia estos. Lo que resulta sumamente complicado es poder hacer un discurso coherente para atacar su compleja poesía y la política que había en ellas sin que se quisiera. Eso les resulta difícil. No les acomoda porque es necesario leer muchas interpretaciones, y hacerlo requiere tiempo e ir al rescate de otros pensamientos, no de los que ya tienen tatuados en el cerebro.

Sería interesante es detenerse en el miedo que la derecha le tiene a otra manera de ejercer política: la literatura. Ahí muy poca gente ha querido hacer un análisis al respecto.

Dicho lo anterior, lo que no entienden es que la complejidad de Neruda -que circula entre militante acérrimo y pensador de Latinoamérica- es lo importante de su personaje. Es lo principal que podríamos observar si es que lo que se quiere hacer es una disección correcta. Si es que se quiere tomar en cuenta lo realmente significativo de su poesía y sus pensamientos políticos, los que estaban constantemente expresándose de diversas maneras. Esas contradicciones que la derecha intentó erradicar de nuestras tierras, pero que, a su pesar, siguen surgiendo y formando generaciones más críticas y que se regodean en la contradicción como una fuente de cultura e inteligencia. Y ciertamente que lo es.

Sigue Leyendo Aquí Deja tu Comentario
VIDEO DESTACADO

Ahora en MQLTV

Comentarios