• Videos
  • En Vivo

MQLTV.COM

En vivo

Para reflexionar

Arriba la vida, abajo el aborto: 10 canciones sobre la interrupción del embarazo (a favor y en contra)

Escrito por MQLTV

    1. Heaven, Beyoncé (2014)

    La interrupción del embarazo tratada desde un ángulo diferente: la mujer que desea dar a luz, pero se lo impide un aborto involuntario. Se trata de una experiencia real de la cantante. En una letra personal y sentida Beyoncé se dirige a un niño que finalmente no nació: “Luché por ti. / Lo más difícil me hizo más fuerte. / Así que cuéntame tus secretos. / No puedo soportar ver cómo me dejas. / El cielo no pudo esperar por ti, no, el cielo no pudo esperar por ti”. La canción, no podía ser de otra forma, es una balada lacrimógena. En el vídeo la cantante subraya su religiosidad: Beyoncé se arrodilla y reza en una iglesia. Heaven acaba con Beyoncé recitando el Padre Nuestro, en castellano.

    2. Nine-Month blues, de Peggy Seeger (1977)

    Una de las primeras canciones proaborto verdaderamente popular. Con ese apellido esta mujer no puede ser otra cosa que una luchadora por el derecho a elegir en libertad. Así es Peggy Seeger, hermanastra de Pete Seeger (fallecido recientemente, fundamental músico folk izquierdista), que con 76 años todavía sigue ejerciendo de mujer comprometida. Además, estuvo casada (hasta la muerte de éste) con Ewan MacColl, otro cantante folk de ideales socialistas. El blues de los nueve meses narra la historia de una pareja. Ella se queda embarazada accidentalmente e intenta abortar. Peggy critica en la canción a dos asociaciones británicas conservadoras contrarias al aborto, la SPUC (Societies for the Protection of the Unborn Child, Sociedad para la Protección de los Niños no Nacidos) y la FPA (Family Planning Associations, Asociaciones de Planificación Familiar). La canción dice: “Éramos él y yo y con el niño hacíamos tres. / Pero cambiamos de opinión… / La SPUC y la FPA nos dijeron: ‘Quédate con el niño, no lo pierdas’./  Y el doctor dijo que tenía el derecho a tratarme en el caso de que fuera rica o estuviera en peligro de muerte. / Así que me fui de allí con mis nueve meses”.

    3. Bodies, de Sex Pistols (1977)

    Para el poco tiempo que estuvieron juntos (menos de tres años) y para su exigua producción (solo un disco), los Sex Pistols levantaron una polvareda que aún no se ha disipado. Esta canción entra en la categoría de las de ni pro ni contra. En realidad es una historia truculenta, vomitada por Johnny Rotten con mucho fuckde por medio, de una chica ingresada en un hospital para enfermos mentales. Una vez allí mantiene relaciones sexuales con un enfermero, se queda embarazada y acaba abortando. Años más tarde, Johnny Rotten (conocido también con el apellido Lydon) aclaró: “La canción no es ni a favor ni en contra del aborto. Yo entiendo a los dos bandos. Pero no por cuestiones religiosas, sino por cuestiones humanas. La mujer es la que tiene que decidir”. En la extraña letra, Rotten aúlla: “Era una chica de Birmingham. / Acababa de abortar. / Era un caso de locura. / Su nombre era Pauline. / Vivía en un árbol”. La frase que más se repite es: “Cuerpos, no soy un animal”. Quizá ni el propio grupo sabía exactamente lo que estaba cantando.

    4. Adiós, mamá, de Trigo Limpio (1977)

    En este caso hay pocas dudas: se trata de una furibunda diatriba en contra del aborto. De hecho, la canción ha seguido siendo reivindicada durante décadas por los sectores anti cuando la actualidad ha puesto el tema sobre la mesa. Un poco de historia. Trigo Limpio fue un trío vasco que nació en 1975 y cosechó bastante éxito. Practicaban un folk-pop con unas notables armonías vocales, asesorados siempre por el genio de la producción Juan Carlos Calderón. Las letras eran otro asunto. En este Adiós, mamá que nos ocupa se dejan llevar por la demagogia.

    El que habla es el feto. Empieza con la salutación: “Hola, mamá. / Hoy he escuchado tu voz por primera vez, y he golpeado tu vientre con mis pies. / Nunca he visto tu cara, pero yo sé que es como tu voz, limpia y clara, torrente de luz y esperanza”. Una vez hechas las presentaciones, vamos al problema: “Sabes, mamá, hoy oí que otra vez discutías con alguien de voz ronca. / Y después llorabas por mí, diciendo que yo sería un estorbo para los dos”. Y la conclusión, tan sanguinolenta como alarmista: “Creo mamá, creo en Dios y en ti. / Pero he notado un pinchazo. / Me dolió. / Y sé que al fin ya no estorbaré. / Ya no te veré, bañado en sangre, sé que me iré. / Adiós mamá, rezaré por ti. / Desde aquí te perdono, aunque nunca te vi. / Me marcho, mamá. / La sangre me inunda, sé que ya no podré hablarte más. / Adiós mamá, te amo”. ¿Algo más que decir sobre Trigo Limpio? Un par de cosas. Que en otra de sus canciones, Rómpeme, mátame, cantan: “Tus manos son dos cadenas, mi placer y mi agonía. / Con una me das cariño y con otra me dominas. / Prefiero sentir la espuela que me hincas cada día, a ser la flor que un día olvidaste en una esquina. / Por eso, rómpeme, mátame, pero no me ignores cada día”.

    La interpretación de esta canción por parte de Trigo Limpio les llevó al segundo puesto del Festival de la OTI de 1977. Y otra información. El grupo sigue activo. Miembros de Trigo Limpio y Mocedades formaron hace un año Trigo Limpio Nueva Era.

    5. Operation rescue, de Bad Religion (1990)

    En solo dos minutos y nueve segundos, los veteranos del punk californiano Bad Religion ajustan cuentas con la ultraconservadora organización antiabortista Operation Rescue. Esta es una parte de la letra: Operation rescue, te preguntas de dónde vinieron. / Yo me pregunto por qué están aquí… / La vida para siempre es por lo que ellos están en el negocio. / Ves blandir sus llaves de nuestras puertas del reino”.

    6. My special child, de Sinéad O’Connor (1991)

    Si no es una canción abiertamente a favor del aborto, este My special childapuesta por la posibilidad de elegir. Sinéad tenía solo 23 años cuando escribió esta pieza (se editó un año después), donde cuenta su experiencia al interrumpir su embarazo. Así lo explicó la cantante irlandesa en una entrevista: “Realmente no quería abortar. Estaba feliz con mi pareja cuando me quedé embarazada. Pero las cosas comenzaron a ir mal. Discutíamos mucho. Él no quería el niño. Sabía que no iba a estar nunca presente. Así que decidí abortar. No estaba preparada para tener el niño”. En la letra, Sinéad no lamenta su decisión, pero se fustiga: “Pienso en mi pequeña niña. / Su piel amarilla y sus rizos negros. / Y cómo el corazón de su padre estaba helado. / Hablé con ella y le dije: ‘No lamentarás la madre que has elegido’. / Le mentí. / ¿Dónde está ella esta noche?”.

    7. Abortion is a crime, de Alpha Blondy (1994)

    He aquí un claro ejemplo de que el debate del aborto rebasa las fronteras ideológicas. El marfileño Seydou Koné (alias Alpha Blondy) es un activo denunciante de las injusticias, sobre todo en los países africanos. Para él esta actitud es compatible con una radical opinión en contra del aborto. La canción El aborto es un crimen, a ritmo de reggae, no deja ninguna duda: “El aborto es un crimen, un sangriento crimen… / Por qué ellos deben pagar por nuestros pecados… / Da a la mujer todo lo que necesite. / Porque si no hay niños no hay futuro ni raza humana. / El aborto es un crimen”. La canción arranca con el llanto de un niño.

    8. Se quiere, se mata, de Shakira (1996)

    ¿A favor del aborto, o en contra? Los seguidores de la cantante no se ponen de acuerdo. Y los oportunistas de uno y otro bando se apuntan al debate. Como la única que puede arrojar luz al asunto es Shakira, la próxima vez que la entrevistemos (se prodiga bien poco la colombiana) se lo preguntaremos. Probablemente la versión correcta es que Shakira no entra en el debate sino que critica el tan rancio (y vigente) “qué dirán”, y la actitud poco tolerante de algunas familias y sociedades anclados en el pasado. La canción habla de unos jóvenes novios que mantienen relaciones sexuales y ella se queda embarazada. La pareja se asusta por una probable reacción virulenta de sus padres y vecinos. Así que optan por el aborto. Esta es una de las partes clave del tema: “Ese día llegaste un poco más de las diez. / Pero el susto se dio unas semanas después, cuando te confirmaron tus terribles sospechas. / Un niño nacería y ya sabías la fecha. / Y antes de que el vecino y la familia supieran, fuiste donde el doctor a acabar con el problema”. Cuando escribió esta canción, Shakira tenía solo 19 años.

    9. El aborto ilegal asesina mi libertad, de Fun People y She Devils (1997)

    El aborto inseguro es una de las principales causas de mortalidad entre las mujeres argentinas. Lo era en los años noventa, cuando se editó este disco, y lo sigue siendo ahora, según los expertos sanitarios. El diario Clarín informa de que en Argentina se realizan más de medio millón de abortos al año, la mayoría inseguros. Las más afectadas son las mujeres con menos recursos económicos. En 1997 se unieron dos bandas argentinas de punk-rock, Fun People y She Devils, y editaron un álbum de seis canciones con el título de El aborto ilegal asesina mi libertad. Son seis canciones, tres por cabeza. En Lady, Fun People cantan: “Honey, lo sé, no es tan fácil. / Señorita, no estás preparada./ No tenés dinero, no estás sana para tener un bebé. / Honey, vos no querías abortar, pero no tenías opción… / Mujercita, vos no sos una mala mujer por haber quedado embarazada y haber pensado en abortar”.

    10. Hello Birmingham, de Ani DiFranco (1999)

    Aquí no hay ninguna ambigüedad. Ani DiFranco es una defensora férrea del aborto. Es su discografía hay canciones que hablan claramente del tema. Quizá la más estremecedora sea Hello Birmingham, en la que la combativa cantante denuncia dos acontecimientos: las bombas que recibió una clínica abortista de Birmingham, Alabama, y el asesinato de un médico abortista (Barnett Slepian) en Nueva York, cerca de la casa de la cantante, en Buffalo. Los dos sucesos ocurrieron en 1998. La letra dice así: “Fue solo un disparo que pasó a través de la ventana de la cocina. / Fue a solo dos millas de aquí… / Una bala vino a visitar al médico”. Y más adelante conecta los dos sangrientos sucesos en esta estrofa: “Hola Birmingham, soy Buffalo. / He oído que tuviste problemas. / Solo estoy llamando para conocer lo que pasó y si hay alguien que lo entienda”.

    Bonus track: Cuando agosto era 21, de Fernando Ubiergo

    Vía: El País

    Sigue Leyendo Aquí Deja tu Comentario
    VIDEO DESTACADO

    Ahora en MQLTV

    Comentarios