• Videos
  • En Vivo

MQLTV.COM

En vivo

CORREDOR Y DEPRIMIDO :(

Los blancos nunca son terroristas: Germanwings y el racismo

Escrito por MQLTV

    Bajo ningún concepto los blancos pueden ser terroristas.

    Nos lo han dicho por años. Quizás no directamente, pero cuando un hombre blanco bombardea una iglesia, ocasiona una masacre en un colegio, o pilotea un avión directo a la muerte de 150 personas, es difícil llegar a otra conclusión.

    ¿Perturbado? Sí. ¿Con trastornos psiquiátricos? Puede ser. ¿Un desadaptado aproblemado? Por supuesto. Pero ¿Terrorista? Este término está reservado para un tipo especial de persona, alguien con la piel más oscura, un nombre con olor a inmigrante, raíces en el Medio Oriente o en el norte de África, y un historial de Internet anti-occidental, ojalá escrito en árabe. Nos dicen que los terroristas son musulmanes, y si cualquier cosa no corresponde con esa descripción, nos cuesta mucho explicarlo.

    maxresdefault.jpg  1920×1080

    Siguen apareciendo detalles en el caso de Andreas Lubitz, el copiloto de Germanwings de 28 años, quien, tal como en Relatos Salvajes, se habría encerrado en la cabina de control y piloteado al vuelo 9525 directo a los Alpes franceses el martes. No sabemos por qué; sabemos muy poco de él, a decir verdad. Aún así, la cobertura de los medios y los testimonios sobre su actuar sugieren algo notable: un esfuerzo desesperado por no catalogar a Lubitz como se hubiera hecho si se tratara de un musulmán.

    Los terroristas blancos reciben otros nombres. Antes de que las autoridades identificaran a Anders Breivik como el responsable de la masacre de 69 niños en un campamento de verano en Noruega, en 2011, los testigos llegaron a la conclusión de que los terroristas musulmanes tenían la culpa. Se equivocaban en lo de “musulmán”, pero lo de “terrorista” era cierto. El terrorismo es violencia, motivada por la política o la ideología, y Breivik fue muy político y violentamente ideológico. Participó de la campaña por el Partido Progresista de extrema derecha; los hechos podían demostrar que era anti musulmanes y anti inmigrantes. De hecho, hasta documentó sus creencias en un manifiesto de más de 1500 palabras, titulado “2083: Una Declaración de Independencia de Europa”, en la que se expresó en contra de la denominada “islamización” del viejo continente, y de las “elites multiculturalistas” que la permitieron.

    Los asesinos blancos tienen el beneficio de la humanización. Explicamos su existencia a través de sus sueños frustrados, o la lucha con su sufrimiento.

    Por definición, Breivik sí fue un terrorista. Sin embargo, aquí van ejemplos de los términos utilizados por los medios para describirlo: “perdedor radical”, “activista solitario”, “fantasioso furioso”, “defensor de la supremacía blanca”. Muy pocos, por no decir nadie en los medios de Estados Unidos, lo sindicó como “terrorista”.

     No sabemos si Lubitz, el copiloto de Germanwings,lo fue. Es muy probable que no. Pero, incluso tras 14 años del 11 de septiembre, se siente extraño imaginar a alguien con la intención de estrellar un avión como cualquier cosa que no sea terrorismo. Nos quedamos sin palabras: la canciller alemana, Angela Merkel, calificó esta colisión como “simplemente incomprensible”. El fiscal de Marsella, Brice Robin, le comentó a la prensa que Lubitz estrelló el avión por razones “que no podemos entender”. Reuters, la BBC y el Boston Globe; todos lo catalogan de “suicidio”, pero con la salvedad de que 149 personas más murieron en el proceso. Charles Bosshardt, asesor sobre riesgos en la motaña, dijo a BBC: “Para el piloto fue, quizás, un suicidio. Pero es un ataque para el resto. Sí, un ataque”.

    andreas lubitz.jpg  611×458

    ¿Qué sabemos? Se ha intentado evitar etiquetar a Lubitz como terrorista, más por desconocimiento del tema, lo cual es justo. No sabemos si es verdad, aunque la historia sugiere que, si se hubiese tratado de un asesino de cualquier otro color, seríamos mucho menos generosos con nuestras reservas. Los asesinos blancos tienen el beneficio de la humanización. Explicamos su existencia a través de sus sueños frustrados, o la lucha con su sufrimiento. Es parte de la razón por la que presentan a  los criminales musulmanes con fotos policiales, o por qué muestran a las víctimas de color, como Michael Brown, quien nunca mató a nadie, se presentan como maleantes de ceño fruncido y expresión amenazante.

    Mientras tanto, una de las imágenes más compartidas de Lubitz es una donde aparece sonriendo al frente del puente Golden Gate de San Francisco, en pleno atardecer. No es éste un motivo para sacar conclusiones apresuradas, ni para acusar de Lubitz de terrorismo. Al contrario, es un argumento para referirse a cualquier persona que cometa crímenes masivos bajo parámetros similares; sin importar su raza o religión. Si se quiere retratar a un ser humano complejo, deberían hacerlo así con todos. Porque la verdad es que cada criminal, terrorista o no, tiene sus complejidades. La gente de color no son los únicos capaces de ser terroristas. Y los asesinos blancos no son los únicos con historias detrás.

    Sigue Leyendo Aquí Deja tu Comentario
    VIDEO DESTACADO

    Ahora en MQLTV

    Comentarios