• Videos
  • En Vivo

MQLTV.COM

En vivo

MQLTV review

Molotov, Weichafe y Chancho en Piedra: La explosiva bomba de los chanchos guerreros

Escrito por MQLTV

    *Fotos por Bruno Córdova Manzor

    Cada concierto tiene su público específico, por lo que siempre tienes alguna idea previa de la clase de espectáculo que vas a presenciar. Sin embargo, eso no quita la ansiedad que se puede llegar a sentir minutos antes de que se abran las puertas del recinto en cuestión.

    La cita estaba acordada para las 20:00 horas. Pero incluso una hora antes ya había una larguísima fila de personas expectantes por participar del concierto triple que se concretó la noche del 9 de diciembre en el Teatro Caupolicán. 3.800 fanáticos fueron los que repletaron el clásico recinto multistage de San Diego para disfrutar del intenso Ciclo Charco, el cual contaría con una de las bandas más influyentes de la escena musical latinoamericana: Molotov.

    Luego de su última visita a nuestro país en marzo de este año, los autores del clásico “Gimme the Power” aterrizaron en nuestras lejanas tierras, tras su paso por Montevideo, para presentar su séptimo y más reciente trabajo de estudio “Agua Maldita” (2014), en el marco de su gira “Agua Remaldita – Tour 2015”.

    Pero estos pinches cabrones no llegaron solos, pues quienes se encargaron de preparar los motores fueron los ya clásicos nacionales Chancho En Piedra y Weichafe. Es decir, una dosis de rock n’ roll con sangre latina no apta para cardíacos.

    small-2989

    Viva Chile, mierda, y los Chancho en Piedra

    Como todo buen concierto de rock, el asunto no comenzó a la hora. Con 25 minutos de retraso subió al escenario el cuarteto de funk oriundo de La Cisterna conformado por Eduardo Lalo Ibeas, Leonardo Toño Corvalán y los hermanos Pablo y Felipe Ilabaca. Además, en esta oportunidad vinieron acompañados de su tecladista Roberto Trujillo.

    Los fans desde su ingreso ya tenían en el aire a los iconicos “Juanitos”, los chanchitos de plástico amarillo usados como la infaltable mascota de cada concierto de la banda. Como era de esperarse, todos enloquecieron con los primeros acordes de “Chancho”, el segundo track de su disco debut de 1995. En medio del tema se dieron el gusto de hacer una humorada, al interpretar un extraño pero divertido cover del clásico merengue de los ’90 “El Virao”.

    A ratos daba la impresión de que se trataba de un concierto exclusivo de los Chancho en Piedra, pues la fiel fanaticada era lo suficientemente grande para llenar el sector cancha del teatro. A esas alturas, los ánimos ya estaban más que encendidos, por lo que Lalo Ibeas tomó la oportunidad para presentar un adelanto de lo que, al parecer, será el próximo disco de la banda. “Ahora, les traemos un adelanto del futuro”, dijo el frontman principal, disculpándose de manera cruda por su voz ligeramente gangosa, “ando con más moco que la ropa de Karadima”. El nuevo tema era “Selfie”, una canción muy fiel a su estilo de siempre, con el sonido funk pesado que los caracteriza desde hace 21 años.

    small-3008

    Luego de la nostalgia de “Cóndor”, se armó el primer mosh de la noche gracias a “Socio”, “Hijo del Diluvio” y ” Cirilo Murruchuca”, la que no paró hasta el tema “Huevos Revueltos”, momento donde el bajista Felipe Ilabaca comenzó a tocar los acordes de “Plush” para rendir un emotivo homenaje al fallecido Scott Weiland en medio del show. De manera respetuosa y apasionada todo el Caupolicán cantó el inconfundibe hit de Stone Temple Pilots, hasta que empezó a sonar “La Vida del Oso” y el mosh volvió en todo su esplendor.

    Mientras todo esto ocurría, Lalo Ibeas no paraba de tomar fotos y registrar en video desde su celular todo lo que ocurría abajo del escenario. Por lo mismo, se extrañó un poco más de su característico ímpetu a la hora de entretener al público, pero la calidad en su performance se mantuvo intacta. El turno de Chancho en Piedra ya estaba por terminar y luego de la impecable ejecución de “Discojapi”, el show de de la querida banda nacional terminó con un hit imparable: “Historias de Amor y Condón” fue el broche de oro para la primera parte del concierto. Ibeas se despidió grabando todo en su smartphone, “los queremos más que la chucha”, dijo y se acabó.

    small-2993

    La poderosa garra de Weichafe

    Después de 15 minutos exactos, la cosa se puso más hardcore con Weichafe y su tema de apertura “Pan de la tarde”. De pronto todo se transformó en un potente concierto de metal. Corrieron los temas “3 Puntas” y “Amas la libertad” con los que la banda local dejó en claro que su regreso en 2014 fue en gloria y majestad.

    “Esta es de un grande”, dijo el talentoso Angelo Pierattini, quien segundos más tarde comenzó a cantar una pesada versión, media stoner, de “Estrechez de Corazón”, hit del inigualable Jorge González. No es necesario siquiera explicar el increíble ambiente que se pudo vivir durante cada minuto de la canción, ya que además de tratarse de un cover muy al estilo de Weichafe, no había nadie en el teatro que no gritara cada parte de la letra del clásico criollo.

    Lo que vino después fue el sello de calidad de esta prestigiosa banda nacional, ya que su contestataria declaración de principios, “El Rock del Poncho”, se tradujo en uno de los climax de la noche. La canción iba dedicada al colega Pato Hermosilla, y la pasión terminó desatándose tanto arriba como abajo del escenario.

    small-3119

    Cuando Pierattini bajó con su guitarra a tocar con el público, mientras aseguraba que la historia no se hace “ni con los personajes de la tele ni con políticos de mierda”, todos sus fans se amontonaron alrededor de él y comenzó el trance que invadió al líder de Weichafe. Después de un rato, volvió a subir al escenario para tocar como si no hubiese un mañana, saltando, dando vueltas y haciendo estremecer su instrumento. Conexión total.

    El electrizante pulso siguió con “Espectro de Dios” y “Pichanga”, temas con los que la euforia se personificó en todos los presentes. Nuevamente Pierattini bajó al escenario, mientras el bajista Marcelo Da Venezia y el baterista Roberto Ugarte hacían estallar el lugar con su monstruosa ejecución. Finalmente, todo se acabó a las 22:20 horas con “Hazme Dormir”, un clásico de su último disco de estudio “Harto de Todo” (2006). Un cierre poderoso para una banda poderoso.

    small-3082

    Molotov: Que se sienta el power mexicano

    A pesar de que con la potencia de las dos primeras bandas, los casi 4 mil espectadores ya podían sentirse más que pagados,  la noche recién comenzaba. Dos minutos para las 11 de la noche y se subía al escenario el plato fuerte de la jornada: Molotov llegaba con todo para hacer volar las tablas. Tras un imperceptible fallo técnico, los mexicanos dieron el vamos con “Noko”, el quinto tema de su tercer álbum de estudio.

    Con un show imparable, el cuarteto azteca fue dictando cátedra tema tras tema. Los más choros estaban en medio de la cancha haciendo un mosh de categoría mientras sonaban “Amateur”, “Santo Niño de Atocha”, “Oleré y Oleré el Uhu”, “Chinga Tu Madre” y “Here We Cum”. Tras el bombardeo de clásicos, llegó el turno de mostrar uno de sus recientes sencillos “Lagunas Mentales”, no sin antes dejar en claro su  evidente curiosidad por los “Juanitos” de Chancho en Piedra que seguían en el aire a esas alturas. “¿Qué pedo? ¿Qué es eso? ¿Un cochinito? No entiendo qué pinche cosa es eso” decían Tito Fuentes (Guitarra), Micky Huidobro (Bajo), Paco Ayala (Guitarra) y el gringo Randy Ebright (batería).

    small-3178

    “No existe”, “Parásito” y “La Raza” fueron los tracks que siguieron apretando el acelerador y ensalzando la violenta pero divertida mocha que parecía no parar en ningún momento. Siguieron tocando temazos como “Voto Latino”, “Perro Negro” y “Fuga”, pero ellos sabían lo que el público quería, por lo que no los hicieron esperar más y empezó el rock de protesta “Gimme the Power”, seguido de “Frijolero” y “Hit Me”, que llenaron de efervescencia y locura al Caupolicán.

    Cuando el concierto estaba llegando a su fin, seguían sin lograr entender por qué habían figuras de cerdos amarillos entre medio del público: “Que alguien nos explique que pedo con esos marranitos, ¿intentan decirnos algo? Pero que uno de ustedes nos diga, no mamen”. Poco importó pues había llegado la hora de hacer bailar al público con el cover de la cumbia punky “Marciano”.

    small-3157

    Todos bailaban, saltaban y gritaban al ritmo de la excéntrica letra adaptada al español del legendario grupo Misfits, y haciéndole honor a su origen, pisaron el acelerador a fondo y cambiaron el ritmo alegre por la furia para darle vida a la versión original del alabado hit punketa.

    Con “Más vale cholo” y “Dance and dense denso” parecía que todo había llegado a su fin, porque luego de eso se apagaron las luces y la banda salió del escenario. Pasaron 10 minutos eternos, en los que el público exigía escuchar “Puto” y los roadies ya estaban enrolando los cables. Finalmente, y luego de la amenazante insistencia del público, los mexicanotes regresaron al escenario para comenzar el encore con la grosera “Changüich a la Chichona”. Casi sin que nadie se diera cuenta, sonó el beatbox inicial que anunciaba lo que todos estuvieron esperando desde que se abrieron las puertas. “Puto”, era lo que el todo el público cantaba al unísono, mientras la euforia incontenible advertía el ya inevitable climax de la noche.

    small-3185

    Después de poco más de 4 horas y media de desenfreno, la maratón de rock en español concluyó a las 00:38 de la madrugada. Se trató de un show redondo de principio a fin, donde cada una de las bandas supo hacer vibrar a sus feligreses, quienes se retiraron más que satisfechos.

    Si bien esta clase de conciertos por partida doble, triple o cuádruple ya no son una gran novedad en nuestro país, la noche del 9 de diciembre del 2015 el rock latinoamericano dictó cátedra de esa música que te hace pegarle un puñetazo al que está al lado, para después irse en patota a tomar una cerveza comentando lo mejor del concierto o presumir la uñeta que agarraste en el momento preciso.

    Sigue Leyendo Aquí Deja tu Comentario
    VIDEO DESTACADO

    Ahora en MQLTV

    Comentarios