• Videos
  • En Vivo

MQLTV.COM

En vivo

Capitalismo salvaje

Pánico en el Walmart-Líder: Una crisis moral cada vez más evidente

La escena es muy triste: en medio del terremoto que afectó a la zona centro norte del país, un video muestra cómo personal del supermercado Líder de Avenida General Velásquez, cerraba las puertas de salida para que así la gente escandalizada por el movimiento no se fuera sin pagar o no saquearan. Los gritos y la desesperación de la gente son la metáfora perfecta de este sistema que muchos criticamos y que nunca se había visto tan concreto frente a nuestros ojos.

“Que no fueran a saquear”, deben haber sido las indicaciones de los superiores. No importaba si es que se estaba acabando el mundo, lo importante era facturar, ganar, terminar con buenas cifras dieciocheras; con buenos números. Siempre los números. ¿La tranquilidad emocional de los clientes? Bueno, eso que lo vean los que se dedican a eso, total ellos sólo venden, sólo se preocupan de llegar a las metas autoimpuestas con tal de ganar. Lo único importante es ganar.

Hay gente que dice que las críticas al modelo muchas veces son exageradas, que incluso son resentidas y caminan en el borde de las ansias revolucionarias de cambiar todo lo establecido, pero tal vez este hecho en particular nos dé la razón a quienes cuestionamos ciertos paradigmas intocables y reafirme nuestras esperanzas de que los estándares morales de Chile cambien. De que nos demos cuenta de que lo que está establecido como el deber ser no es más que un capricho de mercachifles que se visten con ropas de grandes empresarios con tal de mostrar una imagen más pura e impoluta y esconder que sus intereses no son más que simples y mundanas ganas de aferrarse a su negocio.

Con dicha escena se vinieron a mi mente los antiguos almacenes de barrio, esos en los que fiar algo y pagarlo al día siguiente era casi una política. Era un acto de confianza, cosa que ayer vimos totalmente derrumbada. Lo que sucedió fue la muestra clara de grandes supermercados que no creen en quienes van a comprar. Desconfían de ellos y los obligan a padecer cualquier catástrofe límite con tal de que no se escapen. Con tal de que se queden ahí y paguen, con tal de que no se les vaya a ocurrir sacar nada aunque se les caiga el techo encima. Eso no importa.

Las sanciones correspondientes a Walmart-Líder ya llegaron de parte del gobierno, pero da una cierta tranquilidad que antes haya sido la ciudadanía la que notó estos condenables actos

Tal vez lo bueno es que no hemos perdido la capacidad de asombro, o por lo menos la hemos recuperado. Hace un par de años no sé si esto hubiera escandalizado a una ciudadanía aletargada que dormía el feliz sueño del supuesto progreso económico. Un supuesto exitismo que tenía como centro de atención a un empresariado aplaudido y felicitado por sus grandes logros sin importar cómo los habían conseguido. El cómo no era objeto de análisis. Lo importante era llegar al objetivo, acumular, seguir ganando esta gran carrera. Esta gran competencia llamada Chile.

Hoy la cosa no es muy diferente pero tenemos conciencia de que pasa. Vemos con más claridad las mezquinas intenciones y analizamos las dolorosas consecuencias de ellas con más acuciosidad, por lo que resulta más difícil querer lograr objetivos y pasar por encima de las personas para conseguirlos.

Lo que sucedió fue la muestra clara de grandes supermercados que no creen en quienes van a comprar. Desconfían de ellos y los obligan a padecer cualquier catástrofe límite con tal de que no se escapen.

Al parecer las sanciones correspondientes a Walmart-Líder ya llegaron de parte del gobierno, pero da una cierta tranquilidad que antes haya sido la ciudadanía la que notó estos condenables actos, ya que pavimenta el camino para que los cambios, en el futuro, sean más conscientes y claros. Para que las ansias de reformas socioculturales, no sean vistas como un antojo extremista, sino como la necesidad de que el extremismo económico no siga arrollando a nuestra gente.

Sigue Leyendo Aquí Deja tu Comentario
VIDEO DESTACADO

Ahora en MQLTV

Comentarios