• Videos
  • En Vivo

MQLTV.COM

En vivo

Legislan con la Biblia

Proyecto de aborto terapéutico y el extremismo de centro de la DC

La discusión sobre el aborto terapéutico por tres causales en el Congreso nuevamente ha traído sobre la mesa concepciones de moralidad que creíamos olvidadas. Percepciones que tienen que ver más con una postura dogmática de la realidad que con la realidad misma, dejando de lado así los requerimientos de seres humanos y poniendo sobre éstos ideas que tienen que ver más con herencias conservadoras de pensamiento que con urgencias humanitarias.

Un gran ejemplo de esto es lo ocurrido con la Democracia Cristiana y su petición para postergar el proyecto impulsado por el gobierno. En esos momentos, la Biblia pesó más que la institucionalidad democrática en la cabeza de los parlamentarios DC, pero sobre todo se instaló en sus mentes el miedo de mostrarse tal cual son, como siempre les ha sucedido a lo largo de nuestra democracia. Porque siempre es mejor posponer que rechazar o aceptar directamente una iniciativa de estas características para un partido que aún no ha podido separar el humanismo cristiano del conservadurismo católico que reúne a cúpulas más preocupadas del control moral que de la iniciativa social.

Es la misma herramienta que confunde el “derecho a la vida” con la dominación de los derechos de las personas, en nombre de un cierto ser que no existe.

Porque la pregunta que surge es: ¿Cuál es realmente la motivación cristiana de esta tienda política? ¿Es todavía la de esa clase media emergente de mediados de los ’60 que quería dar una alternativa supuestamente democrática al socialismo revolucionario de la época? ¿O sigue siendo ese partido que lideró la Concertación hacia fines de los ’80 y pactó con la dictadura para crear una democracia liberal en lo económico y conservadora en lo moral? Al parecer aún sigue siendo ésta última. Sigue siendo la hija de un Patricio Aylwin que rescató la herencia conservadora de una Iglesia que exigió posiciones moralistas de parte de los gobiernos gracias al capital político que su ala más progresista construyó siendo una oposición a la dictadura. Porque seamos sinceros: una vez comenzada la democracia, los personeros más relacionados con la oposición a la dictadura en el catolicismo fueron renegados para que así pudieran entrar quienes se encontraban más cercanos a la derecha. Y así estos últimos usaron la credibilidad creada en los años de la represión para imponer una democracia que no se alejara mucho de los legados morales de los diecisiete años milicos.

Ser de centro muchas veces puede ser más extremo que ser de izquierda y eso el partido de la otrora Revolución en Libertad lo está demostrando día a día.

La Democracia Cristiana incurre con estos temas en la misma deformación de la moralidad que la derecha. Es la misma herramienta que confunde el “derecho a la vida” con la dominación de los derechos de las personas, en nombre de un cierto ser que no existe. Es confundir la vida misma con una idea de una posible vida. Llamarle derechos humanos a los supuestos derechos de algo que aún no es concreto, que no tiene identidad y que no puede ser considerado como persona -aunque se intente plasmar que sí lo es en nuestras conciencias- es hacerle un lobby directo a la iglesia.

Lo que olvidan los DC es que forman parte de una coalición política y no religiosa. Y sobre todo que política y religión nunca pueden ir de la mano. Por lo mismo es que en Chile la Iglesia Católica dejó hace años de ser parte del Estado. No son cosas compatibles aunque -seamos sinceros- el catolicismo debe ser una de las religiones más políticas del mundo.

La Biblia pesó más que la institucionalidad democrática en la cabeza de los parlamentarios DC, pero sobre todo se instaló en sus mentes el miedo de mostrarse tal cual son.

Pero tal vez lo importante es que la Nueva Mayoría se pregunte qué tan importante es que los falangistas sigan siendo parte ésta. Y qué tan beneficioso es que los creadores de una transición que nos retrasó en toda área, sigan siendo parte de una nueva perspectiva país. De una nueva manera de concebir la centroizquierda. Porque -y esto es importante que se entienda- ser de centro muchas veces puede ser más extremo que ser de izquierda y eso el partido de la otrora Revolución en Libertad lo está demostrando día a día.

Sigue Leyendo Aquí Deja tu Comentario
VIDEO DESTACADO

Ahora en MQLTV

Comentarios