• Videos
  • En Vivo

MQLTV.COM

En vivo

Revista Córtela

Q.E.P.D. el Aporte Fiscal Indirecto (AFI) en la educación superior

Escrito por MQLTV

    *Por Miguel Echeverría

    Es momento de comenzar a derribar los mitos instalados respecto a la discusión que se ha dado en los últimos días sobre la Glosa de Gratuidad para la educación superior, y en particular, sobre la disminución en un 50% del Aporte Fiscal Indirecto (AFI) que reciben las universidades privadas, las que captan en sus matrículas a los estudiantes con mayor puntaje en la PSU.

    Las rectorías de mercado en la educación superior chilena están inquietas y han puesto el grito en el cielo, muestra de ello son las argumentaciones en donde defienden el AFI por su condición de factor para medir la calidad e inclusión de estudiantes con menos recursos y critican la iniciativa anunciada por el ejecutivo, insinuando que se busca eliminar la provisión mixta en la educación superior chilena. Básicamente tratan de antagonizarse contra los “ideologizados y estatistas” para mostrarse como defensores de sus estudiantes más precarizados. El mundo al revés.

    El AFI es, por si a alguien se le olvida, un recurso público que se le otorga a los planteles de educación superior según su número de estudiantes entre los 27.500 mejores puntajes PSU. Este mecanismo es polémico debido a que perpetúa la distribución de recursos públicos entre los estudiantes provenientes de las familias de altos ingresos. Como demuestra este informe del SIES 2011 en promedio pertenecer al quintil más rico asegura 150 puntos de ventaja por sobre uno del quintil más pobre. Vergonzoso.

    *GRÁFICOS 1 y 2: Distribución de alumnos según tramo de puntaje promedio lenguaje y comunicación y matemática e ingreso grupo familiar (ver primero gráfico de tramos para entender la imagen 2):

    gráfico afi

    afi gráfico

    Los puntajes más altos tienen una correlación directa con los alumnos de más altos ingresos, tesis sostenida en los datos y cifras citadas. Aquí la discriminación es negativa porque refuerza las ventajas comparativas de ingreso y permanencia de los que no son vulnerables.

    Por lo mismo, el actual uso del AFI es un abuso, porque las universidades privadas, aun cuando disponen de otras vías para financiarse como el cobro de altos aranceles al estudiante o su familia, piden al Estado mayores recursos mediante una segregada herramienta.

    La política del AFI es desafortunada, porque a la larga no está destinando los recursos al segmento en que debiera concentrarse, de manera que lo que hoy está haciendo es reproducir un sistema injusto, porque financia a los que tienen más y no a los que tienen menos. ¿Eso defienden las rectorías de mercado?

    Uno de los mitos creados sobre este tema del Aporte Fiscal Indirecto es que si se disminuyen los montos que las universidades privadas reciben, los estudiantes más vulnerables se verán afectados, ya que supuestamente -y este es el argumento planteado por algunos rectores, no estarán económicamente en condiciones de financiarlos. Me pregunto, ¿eso es cierto? Año a año se reajustan las matrículas, superando el medio millón algunas, y suben los aranceles. ¿Ahora se preocupan de los estudiantes que pueden desertar por razones económicas?

    La disminución del AFI es, a todas luces, una buena re focalización de los recursos, lo que es coherente con la necesidad de formar un sistema que, en la actualidad, no existe en la educación superior.

    Me parece hipócrita el argumento que algunos esgrimen al decir que están preocupados por las consecuencias que esta rebaja de montos podría ocasionar en los estudiantes más vulnerables. Si de verdad estuvieran preocupados por los alumnos vulnerables se hubieran interesado, por ejemplo, en el hecho de que aproximadamente un 50% de ellos desertan de sus carreras o por último que dispongan sus esfuerzos en fomentar el Ranking de notas.

    Es lamentable que con el anuncio de la disminución del AFI, se esté utilizando a los estudiantes más vulnerables como carne de cañón para demostrar que las instituciones privadas tienen alumnos pobres y dejan en el aire la sospecha de que no saben qué ocurrirá con ellos, al no recibir aportes del Estado.

    La disminución del AFI es, a todas luces, una buena re focalización de los recursos, lo que es coherente con la necesidad de formar un sistema que, en la actualidad, no existe en la educación superior. Es necesario potenciar el sistema público, democratizar las universidades internamente para que no existan ciertas dinastías de grupos económicos o religiosos que no dejan participar ni opinar a los estudiantes y que estos recursos del Estado gocen de buena salud, es decir, que provoquen una mejora en el campo público.

    Básicamente tratan de antagonizarse contra los “ideologizados y estatistas” para mostrarse como defensores de sus estudiantes más precarizados. El mundo al revés.

    En términos prácticos, la rebaja en el Aporte Fiscal Indirecto genera condiciones de inclusión y equidad. No es una mera focalización de recursos a estudiantes vulnerables, sino un incentivo a que las Instituciones de Educación Superior no segreguen socioeconómicamente, lo que favorecerá a los alumnos de más bajos recursos. También debemos estar atentos como ciudadanos y fiscalizar la calidad educativa que se entregará con esos recursos. Por ejemplo, conocer cómo se va a potenciar a los profesores de planta o de qué manera se fomentarán las investigaciones.

    Lo importante en materia de educación superior es que hay un principio importante que es no dejar fondos públicos en instituciones que, a la larga, serán un saco roto y que han demostrado que no regulan de manera eficiente la educación interna y la buena salud de los recursos obtenidos. Por lo mismo, me parece que el AFI, tal como lo conocemos en este sistema de mercado, está condenado a desaparecer.

    Vía Revista Córtela

    Sigue Leyendo Aquí Deja tu Comentario
    VIDEO DESTACADO

    Ahora en MQLTV

    Comentarios