• Videos
  • En Vivo

MQLTV.COM

En vivo

¿Héroe o villano?

¿Qué le debe realmente Arturo Vidal a Chile?

Uno de los comentarios que más se escucha por estos días, a propósito de la Copa América es el “ojalá ganen, nos hace tanta falta como país”, como si los jugadores tuvieran el deber moral de anotar un triunfo para alegrar a la población. Como si el problema de un sistema se pueda solucionar con la pelota adentro del arco del adversario; como si la política y el fútbol fueran una misma cosa, cuando lo cierto es que el problema es precisamente ese: hay gente que no los diferencia.

El caso del accidente de Arturo Vidal anoche, luego de salir de un casino bajo los efectos del alcohol, es un ejemplo claro. Una vez que se supo la noticia todos pensaron en cómo sería un partido de fútbol sin el jugador más que en las consecuencias legales o personales. Se sentían traicionados por esas personas que no pueden tener vidas ni vulnerar sus responsabilidades nunca, ya que deben cumplir con la hinchada. Con ese Chile que espera muchos de ellos sin haberles dado absolutamente nada a cambio nunca.

 Arturo Vidal debe responder ante la ley como todo ciudadano común y corriente. Ni más ni menos. Ni como un héroe ni como un delincuente.

Por lo mismo, cabe preguntarse por qué en Chile siempre les dejamos el trabajo más pesado a quienes nunca ayudamos en un pasado ni menos tomamos en cuenta. A quienes negamos hasta que vimos su éxito iluminar nuestros rostros y dejarlos encandilados. Es decir: por qué vemos hoy a los jugadores de futbol como nuestros salvadores cuando tenemos problemas; por qué una realidad en la que se les hizo imposible surgir, si es que no fuera por el futbol, les exige cosas que no deben necesariamente cumplir con tal de salvar su relato. Por qué de un día para otro se convirtieron en los esclavos de ese relato, en quienes deben sostener con sus goles y su éxito los miles de vicios de un país. No entiendo la razón por la cual les exigimos ser los indicados para traernos un bienestar emocional que no pueden darnos los que dibujaron esta verdad que vivimos y muchos padecen día a día.

Alexis, Gary y Vidal no son hijos de un país que los ayudó a surgir. Al contrario, lograron salir adelante a pesar de un Chile que, si no fuera por su categoría mundial, seguiría excluyéndolos y estigmatizándolos. Porque seamos concretos: ¿se imagina qué diría Chilevisión del peinado de Vidal si es que no fuera futbolista famoso y lo vieran en la calle? ¿Acaso no lo tildaría de delincuente como lo hacen constantemente con toda persona que viste de manera “poco usual” según nuestros conservadores estándares?

vidal juzgado

Porque, ¿qué les dio realmente Chile a estos deportistas a los que se les exige tanto? Yo realmente no lo sé y creo que si a ellos se les pregunta, tampoco llegarían a una conclusión concreta, más allá de esos clichés patrióticos a los que se sienten llamados a incurrir cuando los entrevistan. Y es que lo cierto es que la famosa patria y el amor a ésta da para todo, incluso para no buscar las verdaderas respuestas del gran problema que vive una sociedad y así dejar sobre los hombros de quienes fueron alguna vez renegados la gran misión de conservar la visión hegemónica. Esa que dice que con el triunfo de un equipo se van a borrar los apretones de manos, las traiciones voluntarias e involuntarias a las ideas de juventud para así terminar trabajando para el adversario, sin haberse dado cuenta cómo lo hizo. Cómo llegó a ser tan distinto a lo que se fue o a lo que se quiso ser.

 Alexis, Gary y Vidal no son hijos de un país que los ayudó a surgir. Al contrario, lograron salir adelante a pesar de un Chile que, si no fuera por su categoría mundial, seguiría excluyéndolos y estigmatizándolos.

Perdónenme, pero una selección no puede hacer eso y no tiene por qué hacerlo. Para eso está la política, la historia y sobre todo la conciencia colectiva. Esta última cada día más ensuciada por quienes creen en la inmediatez y en que la realidad consiste solamente en acciones rimbombantes sin ningún hecho real y claro que pueda construir un futuro. Por lo mismo es que Chile no puede pedirle a los afectados por la historia que la resuelvan en 90 minutos. No puede exigirle a quienes padecieron más que nadie nuestros vicios que nos defiendan hoy que estamos perdidos por no haber comprendido antes dónde vivimos y con respecto a qué intereses se definía nuestro futuro. Simplemente no podemos.

Es preciso agregar que Arturo Vidal debe responder ante la ley como todo ciudadano común y corriente. Ni más ni menos. Ni como un héroe ni como un delincuente. Como una persona que debe asumir la responsabilidad de sus actos. Pero también es sumamente necesario decir que no podemos endosarle una responsabilidad patria. No podemos ver este acto como si estuviera rompiendo un trato con nosotros, con nuestros sueños de escabullirnos del día a día. No podemos instalarlo en nuestras cabezas como el empleado que no cumplió con su labor: satisfacer nuestros deseos de ser mejor país y mejores personas por medio de un simple partido de fútbol.

Contenido relacionado:

Sigue Leyendo Aquí Deja tu Comentario
VIDEO DESTACADO

Ahora en MQLTV

Comentarios