• Videos
  • En Vivo

MQLTV.COM

En vivo

¿Son pro-vida?

Salas cuna en Providencia: ¿En qué quedamos? ¿Les preocupa la vida de los niños?

No entiendo. Lo siento, pero hay cosas que simplemente no se entienden. En días en que se discute el proyecto de aborto terapéutico en tres causales, la derecha ha hablado hasta el cansancio de la defensa del niño que está por nacer. Sin embargo, el martes 4 apareció la información de que los concejales del mismo sector, se opusieron a la creación de sala cunas gratis en Providencia. Es decir, al parecer la idea de niño se posiciona en sus cabezas por sobre los que están vivos y ya se desenvuelven en el mundo de nosotros los humanos.

¿Cuál es la visión del ser humano para los conservadores de este país? ¿Es realmente una preocupación o es más bien una manera de conservar sus creencias por sobre lo que se discute? Sería bueno tener una respuesta al respecto. Poder saber si es que el derecho a la vida les parece más respetable una vez que es intangible y se traduce en dogmas. Esto, sin mirar los casos concretos de la vida del día a día, aunque digan preocuparse de “los problemas reales de la gente”.

Como si de repente las políticas públicas que mejorarían estilo de vidas de familias no sean más que bravatas frente al “realismo” economicista.

El individuo, el ser humano que respira y comienza a dar sus primeros pasos, parece no importarles mucho. Una vez que nacen y que salen de ese vientre que defienden con la Biblia en la mano pareciera que deben hacerse cargo de sus problemas. Que una vez de carne y hueso dejan de ser niños. Dejan de ser objeto de sus oraciones y de sus fervorosas defensas del derecho a la vida. ¿No deberían preocuparse también de los seres humanos una vez nacidos? ¿No debería ser parte de su defensa de las personas, por muy pequeñas que sean, el que estas puedan tener un lugar donde quedarse una vez que los padres deben trabajar? ¿O es más importante la defensa de esa otra fe, la del impedir que las instituciones públicas inviertan en las personas? A lo mejor es eso. Es la defensa de esa otra religión, en la que las personas deben rasgarse con sus propias uñas una vez fuera del útero materno. Ahí todo queda más claro.

obispo de valparaísp

Es la manera en la que se han relacionado con los más débiles siempre. Una vez afuera de la discusión sobre el aborto, la realidad de su pensamiento se impone por sobre sus discursos de humanidad y respeto de quien está por nacer. Es como si de pronto lo que tanto decían respetar se volviera intrascendente, como si de repente las políticas públicas que mejorarían estilo de vidas de familias no sean más que bravatas frente al “realismo” economicista, ese del que se han servido por años para no mirar al otro. Para no detenerse y pensar en el prójimo o en el necesitado que habita las mismas calles que ellos.

Es la defensa de esa otra religión, en la que las personas deben rasgarse con sus propias uñas una vez fuera del útero materno. Ahí todo queda más claro.

Cuando los derechos de las personas se vuelven concretos y un hecho, no saben qué hacer y los niegan o relativizan. Es como un miedo a lo vivo. A lo demandante. A lo que comparte el aire con nosotros. Insisto, es mejor lo intangible a lo que se puede palpar. Porque lo vivo se convierte, según su visión de la vida, en un competidor más en esta gran competencia por sobrevivir de la que tanto nos habló Darwin y que ellos han transformado en el sustento de su pensamiento económico.

Una vez existente deja de ser el ser indefenso que defienden para así recordarle a la mujer que no tiene ni voz ni voto en la sociedad. Ahora es un corredor más. Uno más de los que tienen que afrontar -junto a su familia- el mundo tal cual está. Total no va a cambiar y cosas más importantes que llevar a cabo. Porque somos individuos en una sociedad hecha para que nos defendamos, nos escupamos. Nos gritemos, pero nunca nos ayudemos. No hay tiempo para ayudar, pero sí mucho para predicar.

Sigue Leyendo Aquí Deja tu Comentario
VIDEO DESTACADO

Ahora en MQLTV

Comentarios