El dispositivo tiene 1,2 metros de alto, un peso de 200 kilogramos y cuenta con ocho hélices capaces de transportar un pasajero durante más de 23 minutos a unos 96 kilómetros por hora.

“El usuario puede ir donde quiera. Sentarse, relajarse y disfrutar del vuelo” explica el video institucional de la compañía en la presentación de su ambicioso producto, que se espera pueda volar en los Estados Unidos.

taxi2

En su interior, un cómodo asiento con todos los estándares de seguridad espera al pasajero, y una pantalla táctil de unos 30 centímetros frente al asiento le permite al usuario seleccionar el destino en un mapa, modificar el aire acondicionado de la cabina y otras comodidades.

El sistema remoto está sincronizado con una base que define la ruta más rápida y se encarga de conducir el vehículo por el espacio aéreo asignado sin que el pasajero deba preocuparse por nada más. Todos los sistemas de seguridad son automáticos, por lo que el usuario no puede tomar el control de la aeronave. En caso de un mal funcionamiento o cualquier amenaza detectada, el drone aterriza en el área libre más cercana.

taxi3

El primer prototipo del vehículo fue presentado hace unos días en el Consumer Electronics Show de Las Vegas, y sus desarrolladores declararon que esperan la aprobación para que el drone pueda venderse a fin de este año y tenga la correspondiente autorización para transportar personas.

El precio estimado de venta del taxi drone es de unos USD$ 200.000.

taxi4

La regulación en el comercio de drones y la autorización para vuelos en las ciudades es motivo de gran debate legal en los EEUU y muchos países de Europa. Hasta el momento se utilizaron drones para transporte de productos, pero nunca para llevar pasajeros, será la primera vez que una tecnología de este tipo esté disponible para el uso civil y comercial.

Mira el video de la compañía a continuación: