• Videos
  • En Vivo

MQLTV.COM

En vivo

Columna en El Mundo

Supuesta renuncia de Bachelet: John Muller y el periodismo como conventilleo religioso

Una vez más se instaló en los medios la idea de que Bachelet renunciará. Ahora incluso hay fecha: el 11 de marzo de 2016, según un artículo publicado por el periodista John Muller en el diario El Mundo. Muchos piensan que es una columna de opinión antojadiza, mientras los mismos de siempre ven la información como una especie de salvataje de sus intereses. Nuevamente comienza a rondar la idea de un “gobierno de unidad nacional”, que es una bonita y amistosa manera de hablar de un golpe blando, y eso excita a quienes crean día a día la idea de una catástrofe que nadie ve realmente, salvo quienes quieren que suceda.

La columna de John Muller es irresponsable. Es la demostración del conventilleo de pasillo que intenta con su ambigüedad tratar de instaurar una percepción certera de la realidad. Es la forma en que se espera que quienes lean la columna reaccionen desesperados por un desgobierno inminente; por el caos esperado y la siempre reaccionaria intensión de que todo lo que se prometió y esperó, quede en el anecdotario. En un cuento que se pueda relatar en una fiesta y que tenga por personajes principales a un grupo de ilusos que querían hacer reformas dentro de un ambiente de perpetuidad ideológica de un solo sector.

Fue una torpeza de mayor magnitud creer que los antiguos tótems de la Concertación estarían felices de ver cómo sus múltiples y depredadores acuerdos intentaban ser cambiados.

Sería insensato decir que este gobierno lo ha hecho bien. Sería iluso también plantear que han tenido un buen manejo de las reformas y un mejor planteamiento de éstas a la ciudadanía, pero la razón de esto es diferente a la que plantea Muller en su columna. No se debe a la supuesta intransigencia con la que algunos han calificado su manera de gobernar, sino a que no han defendido sus ideas como debe hacerse en una democracia madura. Y menos se han dado cuenta del nivel del adversario político, porque no estamos hablando de cualquier adversario, sino de uno que instala en el ambiente sensaciones sin decir que lo hace con intenciones políticas y eso este gobierno no lo ha entendido.

Fue un error de parte de La Moneda pensar que se enfrentarían solamente en el Congreso ante los alicaídos RN y UDI. Fue una torpeza de mayor magnitud creer que los antiguos tótems de la Concertación estarían felices de ver cómo sus múltiples y depredadores acuerdos intentaban ser cambiados para así profundizar la democracia. Pero sobre todo lo más grave fue no haberle tomado el peso a quienes son dueños de las comunicaciones y de lo que debe o no ser. A quienes disfrazan sus ansias de crear convenientes inseguridades, de periodismo. De “información”.

La columna de John Muller es irresponsable. Es la demostración del conventilleo de pasillo que intenta con su ambigüedad tratar de instaurar una percepción certera de la realidad.

Ellos han sido tal vez los que han ganado esta batalla de ideas sin contarnos lo que piensan. Ellos han sido los que nos han contado que lo suyo no es un análisis convenientemente subjetivo, sino un supuesto compendio de descripciones; un serio periodismo de hombres de corbata y cara de preocupación como si estuvieran pensando el mundo, cuando lo cierto es que muchas veces no son más que buenos empleados del poder. Los Hermosilla y Quintanilla de un discurso que construyen día a día sentándose en su escritorio con tal de transformar el simplón conventilleo en algo serio; en algo que quien lo lea concuerde con cada línea, con cada sentencia y cada uno de los aspectos de un análisis dogmático que pone el tecnicismo como un escudo, como un camuflaje ante el que está enfrente.

Ese es el gran problema de este gobierno, no entender que quienes hablan de lo real no son más que fanáticos de una religión, y que esa religión patalea día a día con tal de defenderse. Con tal de que no les cambien su Biblia.

Sigue Leyendo Aquí Deja tu Comentario
VIDEO DESTACADO

Ahora en MQLTV

Comentarios