• Videos
  • En Vivo

MQLTV.COM

En vivo

La Mujer Rota

Tener el IVA al libro más alto del mundo le calienta a algunos políticos

Hace unos días aconteció la Primavera del Libro, luego viene la FILSA, la Furia del Libro, la FLIA y luego quizás qué otros eventos en que los editores nacionales enseñan a los lectores su producción anual hasta que se acaba el año. Pasan estos gratos momentos en que podemos estar cerca de editores y autores para conversar acerca del mundo de la edición, leer nuevos libros y descubrir nuevas estéticas y escrituras, hasta que todo acaba, termina las fiestas del libro y llegan las fiesta de fin de año, donde todos se dedican a esperar al viejito pascuero, los lectores se lanzan de guata al sol a leer eso que se llama las novelas de verano para responder encuestas de lo más lateras en algunos periódicos locales y la pregunta: ¿cuál libro recomiendas para leer este verano? O peor aún: ¿cuál fue el mejor libro del año? Como si uno sólo tuviera que leer en verano, como si la literatura fuese objetiva y hubiese libros buenos y malos circulando en una mente única que acata y dictamina lo que es bueno y malo leer y se borran con esas respuestas y premios todo tipo de estéticas, subjetividades y diversidades en la creación, volviendo materia de tecnócratas algo que jamás debió serlo.

iva del libro

Pero no nos perdamos. Iba a otra cosa. Uno de los lemas de la Primavera del Libro de este año fue que esta primavera se derrita el IVA al libro en Chile (a saber, 19%). Pusieron un gran hielo a la entrada de esta fiesta de los Editores de Chile, que se celebra en el Parque Bustamante y que decía que se derrita el IVA esta Primavera. Pero bien, el clima fue bastante cruel los primeros días con los organizadores de la feria, estuvo todo nublado, el IVA no se derretía ni por si acaso y, recién el último día, salió un sol espectacular inundando todo Santiago y así el IVA comenzó a derretirse de a poco, sin derretirse del todo, por lo que algunos ilusos estamos aún esperando acá, esperando que este año o el próximo ya caiga, si es que algún político de turno deja de calentarse con la frase: TENEMOS EL IVA MÁS ALTO DEL MUNDO y se pone como tarea esta gran y noble misión y dejan de pasarse datos para conseguir mejores tierras en las regiones que, por otra parte, siempre tienen olvidadas o relegadas a la falta infinita de propuestas de descentralización.

Ahora bien, más allá de esta anécdota, creo que es demasiado importante que nos pongamos a pensar estrategias para que esto se acabe de una vez y deje de sonar en las mentes de los que llevan la fiesta en La Moneda como un rap nacional que a estas alturas hace más ruido que otra cosa. Ya que, digámoslo, Internet está inundada de entrevistas a escritores y editores, a lectores y especialistas en el tema que no dejan de repetir una y otra vez que el IVA en Chile es el más grande que tenemos en todo el universo, eliminando el sentido primigenio de esta frase y, como dije más arriba, como si ya fuese una frase que hierve, un lema que al parecer les gusta a los políticos de turno, una frase que parece que  los calienta, ya que Chile siempre quiere ser el más grande en todas las materias, sea esta una materia cruda, bella o vulgar. Sí, Chile tuvo la dictadura más cruel de Latinoamérica. Sí, Chile tiene el IVA al libro más alto a nivel mundial. Sí, Chile es el país con la educación universitaria más cara de toda Latinoamérica.

Un gestor cultural o gerente de una gran editorial, ya no recuerdo, que dijo que le daba lo mismo lo del IVA del libro porque todos los que leían tenían dinero y a ellos les daba lo mismo pagar más por un 20%.

Han pasado ya más de veinte años que estas campañas vienen sonando en las mentes de gestores y nada pasa, más allá de análisis tibios en columnas y diarios donde se habla de que el IVA en otros países y además que blablabla. Creo que el asunto no va por ahí. Siento que a eso suena –tal como el tema mapuche, el mar en Bolivia, las desigualdades, la educación gratuita- como un murmullo en la cabeza de algunos, como temas bailables de una banda exótica que busca puntos en algún karaoke o alguna fiesta de fin de año, en un after donde se consume demasiada cerveza caliente y rancia.

A veces las cosas se eliminan por desgaste. Y tal vez, como estrategia de desaparición de la misma, yo invitaría entonces a que se siga diciendo y diciendo, diciendo como disco rayado, más allá de lo que ya está, como un lema enfurecido hasta que desapareciera del mapa el lema y su condición. Invitaría a que los músicos chilenos que están más de moda, como Gepe, Camila Moreno, Chinoy, Francisca Valenzuela, Marineros, Dënver y otros a que hicieran el gran rap nacional del IVA al libro: Chile tiene el IVA más alto del planeta, el IVA, el IVA a los libros más alto del planeta, el IVA, el IVA más fuerte a los libros está acá.

Uno de los lemas de la Primavera del Libro de este año fue que esta primavera se derrita el IVA al libro en Chile (a saber, 19%).

Por otro lado, y como dato, la contradefensa más brutal que escuché hace unos años es cuando leí en un periódico de circulación nacional, a un gestor cultural o gerente de una gran editorial, ya no recuerdo, que dijo que le daba lo mismo lo del IVA del libro porque todos los que leían tenían dinero y a ellos les daba lo mismo pagar más por un 20%. Dejemos aparte esa obscenidad. Que me da hasta vergüenza darle más espacio en estas páginas.

Ahora bien, ¿a quién beneficia el alto índice del IVA a los libros? ¿Para qué sirve realmente leer? No creo que tenga que hacer ese análisis acá, basta con meterse a Google y está plagado de esas respuestas. Algo así como… oye, la lectura te hace mejor ciudadano; oye, la lectura te ayuda a pensar y analizar los conflictos desde más puntos de vista; oye, la lectura te hará libre. Es mejor que cada uno se responda a sí mismo para qué le sirve leer y si puede o no acceder a tan grandes tesoros.

iva libro

Entonces más que contarles que el IVA en Chile es el más alto a nivel mundial, prefiero centrarme en dos anécdotas que merodean y grafican la gravedad del tema.

La primera es que recuerdo con respecto a esto que el 2012 se realizó en las afueras de la FILSA una manifestación donde participaron microeditores y fanzineros, que al parecer no tenían iniciación de actividades, menos ISBN, pero igual estaban prestando el pellejo por tan noble causa. Participamos con mi hermana, creo que íbamos pasando por ahí afuera y decidimos unirnos a la causa, así como el personaje de Un año de Juan Emar se instala en filas que están haciendo en la calle. Nos sumamos con mi hermana y ahí no había ningún editor nacional de los que hoy vimos en la Primavera, todos estaban adentro en la FILSA, ni menos editores independientes, sólo unos pocos lectores y algunos fanzineros, creo que no conté más de 10. A los 5 minutos llegaron los pacos, le plantaron un palo en la cabeza a uno y otro, los demás salimos corriendo y alcanzaron a agarrar a tres pelagatos para subirlos a la cuca sin derecho a palabra alguna y obviamente con otro palo en la cabeza que ninguno de nosotros vio, pero que intuimos por la obviedad del asunto. Gracias, Carabineros de Chile.

Invitaría a que los músicos chilenos que están más de moda, como Gepe, Camila Moreno, Chinoy, Francisca Valenzuela, Marineros, Dënver y otros a que hicieran el gran rap nacional del IVA al libro.

Otra anécdota. El año antepasado llegó la PDI a una pequeña mini librería que abrimos con mi hermana en una región lejos de la capital. Teníamos puros libros de editoriales nacionales y microeditores. Entraron dos tipos de la PDI y agarraron los libros y comenzaron a abrirlos de par en par. Uno de ellos tomó un libro de Lom y lo abrió y dijo que el libro era pirata porque se abría de par en par. La persona que estaba atendiendo en ese momento le explicó que era una edición nacional de bajo costo porque el tema del IVA, el costo, el acceso a la lectura y blablabla. Pero igual agarró a la persona y se la llevó a la comisaría, detenida toda esa noche sin derecho a réplica. Esa persona era primera vez que estaba detenida en su vida. Obviamente no quiso seguir yendo a la librería. Menos seguir leyendo, ya que relaciona los libros con su injusta detención. Al mes cerramos, devolvimos los libros a Cuarto Propio, Lom, la Calabaza del Diablo, Edicola, y los poetas locales.  Era la única librería independiente que había en la región. Gracias, PDI.

En fin, ojalá se acabe todo esto pronto. Ojalá dejemos de meternos a Google y aparezca esa cifra obscena del 19% y todas las consecuencias que eso trae en términos de lectura, control, golpes y tiroteos. Y eso sí, y por favor, chicxs, sólo les quiero pedir algo muy especial: Una vez que se quite el IVA a los libros, editores, bajen el precio del IVA a sus libros, no se queden con el mismo precio y se echarán el precio del IVA al bolsillo. Es lo que más me preocupa ahora en términos de fuerza. Y por favor, políticos, paren de ver este tema como una demostración de la grandeza de nuestro país. Paren de calentarse con la consigna fálica y pornográfica que dice: CHILE TIENE EL IVA AL LIBRO MÁS ALTO DEL MUNDO. Por favor.

Sigue Leyendo Aquí Deja tu Comentario
VIDEO DESTACADO

Ahora en MQLTV

Comentarios