• Videos
  • En Vivo

MQLTV.COM

En vivo

Realismo UDI

Video de Ernesto Silva: El último berrinche ideológico de la derecha

El video de Ernesto Silva que circula por las redes sociales principalmente causó risa. Su discurso fácil, lleno de lugares comunes asociados al relato del terror, sumado a la nula calidad de la grabación, claramente dieron pie para que surgieran bromas al respecto del discurso del diputado UDI. Y es que es tan mediocre todo lo que intenta instalar que la intención de sus palabras no pueden causar otras reacciones a simple vista.

Sin embargo, si uno se detiene en cada uno de los conceptos a los que el parlamentario se aferra como si fueran realidades que todo el mundo vive día a día, lo cierto es que deja entrever la nula fortaleza de sus postulados y la burda manera en que trata de que creamos al pie de la letra lo expresado. Pero, sobre todo, nos da cuenta de la paupérrima forma en que el sector dominante del país desarrolla sus ideas. Cosa que habla muy mal de nuestras elites y tal vez peor de nosotros, que por mucho tiempo creímos uno a uno sus planteamientos.

Nos siguen diciendo que ellos no creen sino que están conscientes de lo bueno y lo malo. Lo suyo no son dogmas, sino lo concreto.

Ernesto Silva no quiere decirnos que lo que dice es parte de una ideología. O, mejor dicho, su sector no quiere transmitir sus ideas diciéndonos que lo son, sino que nos cuentan que son hechos concretos que debemos afrontar. El ex presidente del gremialismo, en vez de decirnos que él cree que lo más importante son temas como la seguridad ciudadana o el crecimiento, nos dice que son los temas más importantes sí o sí. Que así debe ser; que no hay escapatoria, ya que esos temas no están siendo tratados como él cree que se deben tratar o como -según nos relata en su video- tienen que tratarse.

La derecha se ha colgado de lo real porque no tiene la suficiente capacidad intelectual para discutir en un debate de contraposición de posturas. No quiere los debates reales, sino decirnos que ellos están del lado de lo bueno, de lo correcto, de lo que tiene que ser porque sí, para que así no quede en evidencia su escasa capacidad para defender lo que piensan, que es definitivamente lo que han tratado de hacer vistiéndose de una neutralidad política que no tienen. De una objetividad de la que nunca han disfrutado y no tienen por qué hacerlo en un una discusión democrática.

El video de Silva es la evidencia clara de lo señalado. Es usar una plataforma para desarrollar un pensamiento como si no lo fuera. Como si todos observáramos lo que ellos observan; como si toda la ciudadanía tuviera los problemas que ellos, en el fondo, quieren que tengamos para así causar una sensación de caos y ganar. Siempre es preferible ganar por medio del terror que por medio del desarrollo de lo que ellos creen que se debe hacer con Chile. Nos siguen diciendo que ellos no creen sino que están conscientes de lo bueno y lo malo. Lo suyo no son dogmas, sino lo concreto. Lo que pasa. Lo que debemos tomar como lo único posible, no hay más alternativa. Lo demás son extremismos e irrealismos, según afirman.

Su rústica manera de hacer política queda manifiesta en esos aspectos. Quien no es capaz de encantar, de contarnos sus pretensiones de futuro, son los que no saben hacer política sin tratar de botar al contrario. Y, lamentablemente, a pesar de las bromas y las caricaturizaciones de una ciudadanía cada vez más crítica, lo cierto es que ellos son quienes tienen el poder. Su gran ventaja es que tienen medios y miles de maneras -aparte de este tragicómico video, que puede ser considerado incluso para ellos como una mala anécdota— de hacernos creer ese caos tan conveniente que no se presta para ser debatido.

La derecha se ha colgado de lo real porque no tiene la suficiente capacidad intelectual para discutir en un debate de contraposición de posturas

Tal vez lo positivo de esto es que con estos arranques como los de Silva, quienes estamos ansiosos por sentarnos en una mesa a discutir visiones, nos damos cuenta de este defecto. Es una buena manera de darnos cuenta de que el discurso oficial de estos últimos años no ha sido más que eso: un discurso sin raciocinio alguno. Un berrinche ideológico. Poderoso, pero berrinche al fin y al cabo.

Sigue Leyendo Aquí Deja tu Comentario
VIDEO DESTACADO

Ahora en MQLTV

Comentarios