• Videos
  • En Vivo

MQLTV.COM

En vivo

Continúa el debate

Wilde, Freud y Bauman le responden al “courardismo”

No he dejado de pensar en los comentarios realizados por el periodista Pablo Courard en un reportaje publicado en la edición pasada de la revista El Sábado, acerca de las “fashion bloggers”. Articuló una torpeza que es cuestionable en su trasfondo, más no en su expresión misma. Si eres director de una agencia, no puedes (dada tu expertise) cometer este tipo de errores comunicacionales. Quiero pensar que la dirección de sus dichos iban dispuestos a tratar el casting y elección de asistentes para determinados eventos privados, y que la comprensión lectora ajena colectiva (junto con la debida indignación) sobredimensionó sus declaraciones.

pablo

El tema en sí mismo es de relevancia extrema para el debate local acerca de nuestras preocupaciones, obsesiones, idiosincrasia y estupidez, al fin y al cabo, porque se desprenden un sinfín de condicionantes ya instaladas culturalmente. Sin querer queriendo, en esta ocasión se evidenciaron las malas costumbres que todos hemos protagonizado alguna vez. Y creo que a estas alturas de la vida, es más que necesario discutirlas y problematizarlas, para así mejorarlas y/o definitivamente erradicarlas de las mediaciones en las que participamos a diario.

Divagando sobre este menester, reflexioné algunas consideraciones:

1.- Chile es un país mestizo, no una raza propiamente tal. Dejémosle ese tipo de conceptos mal empleados a los Joseph Goebbels del mundo. Además, ¿quién quiere ser una raza? ¿Qué es ser una raza? ¿Qué raza es aceptable y cuál no lo es? Siempre está bueno que exista variedad, pero este es un ejemplo más de que el límite entre lo aceptable y su opuesto es bastante difuso.

2.- Desde que tengo uso de razón comparto con un Pablo Courard al día. Si eres mujer y no conoces el “Courardismo” recalcitrante en Chile, pues entonces considérate una súper elegida, tal vez la “1 de cada 10 que quizás se salva”. Tanto es así, que lo dicho por él no me molestó en lo más mínimo. El ser humano es un animal de costumbre. Sus comentarios en el artículo controvertido son solo un realce más en la larga lista de eventos desafortunados que adornan nuestro eterno subdesarrollo.

Todavía en 2015, el aspecto físico y ciertas características genéticas y origen socioeconómico determinen oportunidades, ascensos y movilización social en otros, cuando lo único que debería importar (inteligencia, talento, conocimiento, etc) pasa a noveno plano

3.- He escuchado a muy pocos hacer hincapié en la irresponsabilidad periodística tras el reportaje. No es mi afán victimizar a Pablo, pero con o sin él, en el futuro próximo otro hubiese dicho lo mismo… y quizás de peor manera. Eso es lo realmente grave. ¿Dónde estaban los profesionales a cargo, léase editor periodístico y periodista a cargo del escrito (desconozco el género de cada uno, así que no se ofendan si me expreso en masculino) para protestar por el machismo y el clasismo imperante en las afirmaciones de Courard? ¿Quién se rehusó a publicar este retroceso cultural? No me vengan con pamplinas respecto a la defensa de la libertad de expresión (que por cierto, no existe). Esto me lleva a pensar en lo siguiente: ¿Dónde están quiénes deben estar en los medios? O tal vez, ¿qué clase de jefes no te dejan defender lo que es justo? ¿Dónde está la persona indicada que defienda y valore a los seres humanos por ser quienes son, y no por el quintil al que pertenecen? En resumen: no procede el tratamiento ni la redacción.

4.- Prejuicios pelotudos hay en todos lados: a Jodie Foster no le querían dar protagónicos al comienzo de su carrera porque la consideraban fea. A Meryl Streep, lo mismo. Imagínense el pasado de Tilda Swinton! Por suerte viven en países donde con talento pueden dar vuelta cualquier tipo de discriminación. Aquí muy muy muy rara vez eso ocurre, y no es porque precisamente Pablo lo dictamine. 10 de cada 10 personas hemos caído en el Courardismo.

5.- Lo aterrador sobre la polémica no es el concepto desestructurado que se tiene sobre la belleza o la fealdad, sino más bien que, todavía en 2015, el aspecto físico y ciertas características genéticas y origen socioeconómico determinen oportunidades, ascensos y movilización social en otros, cuando lo único que debería importar (inteligencia, talento, conocimiento, etc) pasa a noveno plano. Eso es completamente repudiable, aquí y en cualquier lado. Guerra declarada a este tipo de filtros.

6.- ¿Qué es ser lind@? ¿Qué es ser fe@? Si aplicamos el canon que se ajusta al pensamiento del “Courardismo”, soy la más fea de todas, lo que ya me convierte en alguien cool, porque superaría al resto. Lo interesante del caso es que me lo han dicho cientos de miles de veces, tanto hombres como mujeres, a lo largo de mi vida, y que distan mucho del círculo social y cultural del aludido. Ahora, en el extranjero suelen decirme que “no tengo cara de chilena”. Es lógico, considerando mi ascendencia. Pero, ¿qué significa eso? ¿Qué significa no tener cara de chilena? ¿Parecer chilen@ es fe@?

Desde que tengo uso de razón comparto con un Pablo Courard al día. Si eres mujer y no conoces el “Courardismo” recalcitrante en Chile, pues entonces considérate una súper elegida, tal vez la “1 de cada 10 que quizás se salva”

Todo lo anterior ya lo respondí, gracias a unos grosos que vinieron a este mundo, hicieron lo suyo y murieron (a excepción del sociólogo Zygmunt Bauman). No merecen mayor presentación. Quiero compartir con ustedes sus apreciaciones.

Oscar Wilde: “Quienes encuentran significados bellos en las cosas bellas son espíritus cultivados (…) Son los elegidos, y para ellos las cosas bellas solo significan belleza”.

Bauman profundiza esta cita: “Los elegidos no son elegidos en virtud de su percepción de lo bello, sino más bien en virtud de que la aserción ‘esto es bello’ es vinculante precisamente porque la han pronunciado ellos y la han confirmado con sus acciones”.

Sigmund Freud: “La belleza no tiene una utilidad evidente, ni es manifiesta su necesidad cultural, y sin embargo la cultura no podría vivir sin ella”.

Zygmunt Bauman: “(…) y es muy probable que tanto los beneficios como la necesidad de distinguir entre belleza y fealdad, o entre delicadeza y vulgaridad, perduren mientras existan la necesidad y el deseo de distinguir la alta sociedad de la baja sociedad, así como al ‘connoisseur’ de gustos refinados de quienes tienen mal gusto, de las vulgares masas, de la plebe y la chusma…”

¿Se dan cuenta de que es mucho más profundo de lo que se imaginaban?

Sigue Leyendo Aquí Deja tu Comentario
VIDEO DESTACADO

Ahora en MQLTV

Comentarios